Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duras críticas a la política agraria de UCD en el congreso de la CNAG

Los compromisarios asistentes al primer congreso de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (CNAG), celebrado ayer, criticaron duramente la política agraria seguida por el Gobierno y la UCD durante los últimos cinco años y valoraron muy negativamente los resultados de la misma.En las sesiones de trabajo los casi 1.500 asistentes aprobaron sin grandes modificaciones las tres ponencias presentadas sobre representación y Cámaras Agrarias, política de recuperación necesaria y sociedad rural.

La apertura del congreso corrió a cargo de Carlos Ferrer Salat, presidente de la CEOE, organización en la que está integrada la CNAG, quien puso de manifiesto la solidaridad de todos los empresarios con el sector agrario. A continuación, Alvaro Simón, presidente de la rama agraria de la CEOE, indicó que la política seguida por el Gobierno cara al sector agrario ha sido discriminatoria e incoherente con el artículo 130 de la Constitución, en el que se establece que los poderes públicos atenderán a la modernización y al desarrollo de todos los sectores económicos, y en particular de la agricultura, pesca y artesanía, a fin de equiparar el nivel de vida de todos los españoles".

En relación con este tema, Alvaro Simón señaló que "con este primer congreso hemos conseguido reunir en Madrid a un número de compromisarios representativo de todo el sector agrario, que luchan por lograr una línea de profesionalidad, de reivindicación de rentas y de un modelo de sociedad para el medio rural, basado en los derechos que nos otorga la Constitución.

Tres ponencias

En las tres ponencias la CNAG ha abordado los problemas más acuciantes del sector agrario. En la de representación y Cámaras Agrarias, elaborada por la asociación de Sevilla, la CNAG reivindica el cumplimiento del mandatoconstitucional que existe en esta materia, institucionalizando la representación del sector en todos los organismos que le afectan. También señala que sólo deben participar en las Cámaras los profesionales de la agricultura y de la ganadería, y establece las características para definir a los mismos.En la ponencia sobre la política de recuperación necesaria para el sector, elaborada por la asociación de Cádiz, bajo la dirección de Eduardo Perea, se indica que la agricultura española está arruinada en un billón de pesetas, lo que supone el 70% del valor de la producción final agraria.

En ella se expresan las soluciones que, en opinión de esta organización, se deberían tomar para salir de la crisis y que pasan por la puesta en marcha de una política de recuperación de rentas.

En la tercera ponencia, presentada por los representantes de Valladolid, se pone de manifiesto las deficiencias estructurales del medio agrario, en el que viven cinco millones de habitantes, en servicios sanitarios, escolares, urbanísticos y equipamiento cultural, con lo que se establecen dos categorías de ciudadanos, los de las ciudades y los del campo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de marzo de 1982