Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La siderurgia integral puede reajustarse, según el informe Kawasaki

El Ministerio de Industria y Energía estima que las dos primeras partes del "informe Kawasaki", pese a sus estimaciones objetivas sobre los desequilibrios existentes, deja "margen para el ajuste" en la siderurgia integral española, aunque añade que todavía es muy pronto para decidir qué medidas de acondicionamiento e inversiones serán necesarias en el sector.Mariano Garcés, director general de Industrias Siderometalúrgicas, manifestó ayer que los primeros resultados de este informe son positivos, en lo que respecta al futuro de este sector, aunque no cabe duda de que algunas de sus conclusiones están cortadas por un "patrón japonés" y su interpretación necesita una adecuación.

Como ejemplo de algunas de las conclusiones de este estudio citó el hecho de que, según la firma japonesa, fabricar en Japón la misma cantidad de acero que produce ahora España se podría hacer con 17.000 personas menos. Lo más curioso es que de esos 17.000 puestos, diez mil corresponden a técnicos y directivos.

Este exceso de plantilla, sin embargo, no es real, en opinión del director general, ya que la metodológía de los técnicos japoneses a la hora de analizar el sector ha sido muy simple: dividir la producción total española por la relación de producción/empleo en Japón, sin tener en cuenta la total diversidad entre una industria y otra.

Una "lectura española" del informe llevaría a una conclusión diferente y es que el número de puestos de trabajo sobrantes, para una producción adecuada a la demanda, no supera los 6.000, los cuales serán compensados con las jubilaciones.

Según, Mariano Garcés, en espera de la última parte del informe, que estará lista para finales de abril, las primeras conclusiones de dicho estudio son las siguientes:

-Existe una sobredimensión de las plantillas de las tres empresas españolas de siderurgia integral.

-La estructura de producción está deformada: existen muchas instalaciones y muy pequeñas, con lo que la competitividad decrece.

-El nivel de integración del sector es excesivo, lo que dificulta el problema.

-Existe un cierto desfase tecnológico.

Baja productividad

A pesar de que el contenido de las dos primeras partes del informe no conoce la luz pública en su totalidad, algunos aspectos del mismo han sido facilitados a eite diario. Así, en el análisis de las instalaciones siderúgicas españolas, la firma japonesa señala que la actual industria española del acero no se encuentra en condiciones óptimas, debido a la baja productividad de la mano de obra y al bajo rendimiento del producto".En el caso concreto de cada empresa, el informe señala que "Ensidesa está en el nivel que tenían las fábricas japonesas hace aproximadamente diez años", y las otras dos están todavía a niveles más bajos.

Respecto a los tres de banda en caliente, sin entrar en el problema de la necesidad de alguna instalación más, el informe dice que "los trenes españoles pueden considerarse como nuevos, comparados con la media de los trenes del mundo y creemos por ello que están en buena posición de competitividad internacional.

No obstante, añade el informe, "se debería aplicar un programa de investigación y mejora que tenga en cuenta que las técnicas que hoy son modernas, serán obsoletas al cabo de pocos años. De no hacerse no se podrá alcanzar la competitivad internacional".

El estudio Kawasaki, que fue encargado a la empresa japonesa hace aproximadamente medio año y por el cual cobrará cincuenta millones de pesetas, consta de tres partes, dos ya remitidas a la Administración y una tercerá que será entregada a finales de abril.

En la tercera parte se contemplan las inversiones a realizar y se indicará la conveniencia de la instalación del tren de bandas en caliente. También hablará de las modificaciones a realizar en nuestra estructura productiva para su adaptación a futuras demandas internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 1982