Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México y Canadá lamentan la situación de inoperancia de la conferencia de Cancún

El presidente de México, José López Portillo, y el primer ministro de Canadá, Pierre Elliot Trudeau, que intervinieron en la cumbre Norte-Sur de Cancún en calidad de copresidentes, enviaron ayer una carta conjunta a los demás participantes (otros veinte jefes de Estado y de Gobierno) para instarles a poner en práctica el acuerdo de iniciar la ronda de negociaciones globales en el marco de las Naciones Unidas.

Ambos mandatarios han manifestado, durante las entrevistas que mantienen estos días en México, su decepción por el hecho de que el espíritu de cooperación surgido en la conferencia internacional no se haya traducido hasta ahora en nada concreto. En el transcurso de un almuerzo oficial ofrecido en su honor por el presidente mexicano, Trudeau dijo que para él había sido una decepción que de las conversaciones de Cancún no saliera ningún acuerdo específico para avanzar en el camino que conduce a las negociaciones globales.Por su parte, López Portillo lamentó que no haya sido posible hasta ahora lograr en la sede neoyorquina de la ONU un consenso que permita iniciar estas negociaciones, cuya urgencia se planteó insistentemente en Cancún.

Petición a Reagan

Los dos mandatarios, que han acordado dirigirse a Ronald Reagan para celebrar una nueva reunión tripartita (ya hubo una primera a mediados de septiembre, en Grand Rapids, Michigan), se mostraron conformes en la necesidad de seguir prestando una atención personal a los problemas de la cooperación en el mundo.El presidente mexicano reiteró que los mismos problemas que ha padecido la comunidad internacional en años anteriores debe afrontar en 1982, agravados por la crisis polaca, la situación de Oriente Próximo y el conflicto cada vez más agudo de Centroamérica.

Advirtió que cada nuevo foco de tensión hace temer la cancelación definitiva de las posibilidades de paz en el mundo, lo que obliga a que se tomen medidas efectivas que permitan a todos los Estados dedicarse plenamente al desarrollo de sus pueblos.

Trudeau destacó el liderazgo que México está ejerciendo entre los países del Tercer Mundo que buscan un nuevo orden económico mundial, y señaló que también Canadá está profundamente comprometido en esa meta. Añadió que en la búsqueda de estos objetivos no basta con la comprensión, sino que es necesaria la voluntad de actuar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de enero de 1982

Más información

  • Parálisis total de las conversaciones globales decididas en la "cumbre" NorteSur