Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El segundo Gobierno de Calvo Sotelo

Ocho personas protagonizan los únicos cambios en el Gobierno

Cuatro personas acceden al Gobierno por primera vez -Soledad Becerril, Manuel Núñez, Federico Mayor Zaragoza y Santiago Rodríguez Miranda-, vuelven dos que ya fueron ministros -Rafael Arias-Salgado y Luis Gámir- y dos más-Rodolfo Martín Villa y Juan Antonio Garcia Diez- cambian de situación en su interior, al ser nombrados vicepresidentes. Estas ocho personas protagonizan los únicos cambios en el Gobierno.

RODOLFO MARTIN VILLAEterno aspirante al control de UCD

Rodolfo Martín Villa el hombre que desde la universidad subió a un coche oficial y aún no ha bajado, llega a la vicepresidencia primera del Gobierno después de haber esperado, sin resultado, hacerse con el control de UCD a través de la secretaría general. A sus 46 años, Martín Villa reúne una de las más apretadas biografías políticas de España. Desde septiembre de 1980 dirigía la política autonómica en el Ministerio de Administración Territorial.

Nacido en Santa María del Páramo (León) en 1934. Hijo de ferroviario, se inició en política en el Sindicato Español Universitario (SEU), cuya jefatura nacional desempeñó entre 1962 y 1964, y, después ejerció diversos cargos políticos. Fue, entre otras cosas, consejero nacional del Movimiento y procurador en Cortes.

En el primer Gobierno de la Monarquía fue nombrado por Carlos Arias rninistro de Relaciones Sindicales, y después siguió en el Gabinete con Adolfo Suárez, como ministro de Gobernación, después llamado del Interior, hasta que en abril de 1979 dejó de ser ministro por no llegar a un acuerdo con el entonces presidente. Suárez le llamó de nuevo en septiembre de 1980, para ocupar la cartera que desempeñaba hasta ahora.

Hombre de aparato, cuya base siempre ha sido más un equipo preparado que un grupo numeroso de seguidores, durante su larga permanencia en la cúpula de UCD se fue convirtiendo en el más firme competidor de Suárez por el control de los hombres procedentes del antiguo aparato del franquismo, clave, a su vez, para el dominio de la red de poder del partido centrista. En este sentido, el propio Martín Villa dijo, cuando aún gobernaba Suátez, que él podría ser «el sucesor del sucesor».

JUAN ANTONIO GARCIA DIEZ

El amigo socialdemócrata del presidente

Juan Antonio García Díez, socialdemócrata y amigo personal de Calvo Sotelo, es, como titular hasta ahora de la cartera de Economía y Comercio, uno de los máximos responsables políticos del envenenamiento por aceite tóxico, lo que provocó la petición de su «reprobación» por parte del PSOE en el debate parlamentario del pasadomes de septiembre.

Nacido en Madrid en 1940, García Díez cursó estudios de Derecho y Ciencias Económicas en la Universidad Complutense de dicha ciudad. Número uno en las oposiciones a Técnico Comercial del Estado, el ministro de Economía se ha dedicado profesionalmente a los temas económicos y comerciales desde el inicio de su carrera. Fue agregado comercial en las embajadas de España en Perú y Bolivia y es considerado en círculos económicos como un especialista en comercio exterior.

García Díez fue nombrado secretario general técnico de Comercio en enero de 1974, cargo que ostentó hasta noviembre de 1976, en que pasó a la secretaría general de Renfe.

Nombrado ministro de Comercio tras las primeras elecciones generales del 15 de junio de 1977, mantiene la cartera tras las sucesivas remodelaciones ministeriales hasta mayo de 1980, en que es sustituido por Luis Gámir. En septiembre de ese mismo año vuelve al Gobierno como titular de Economía y Comercio, y en febrero de este año Calvo Sotelo le nombra además vicepresidente de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. Fue elegido diputado por Cádiz en las elecciones generales de marzo de 1979.

SOLEDAD BECERRIL

La primera mujer ministra desde la II República

«Estoy abrumada por el nombramiento, y también muy contenta. Como primera mujer que accede al Ejecutivo desde la República, siento gran responsabilidad». Soledad Becerril, madrileña, de 37 años, aunque reside desde hace doce en Sevilla, circunscripción por la que ha sido diputada en las dos legislaturas, es licenciada en Filología Inglesa, carrera que cursó tras estudiar en el colegio del Sagrado Corazón. De su ciudad natal dijo hace unos meses: «Me siento muy vinculada a Sevilla, y no me gustaría vivir en Madrid».

Llegó a la política en 1975, de la mano de Joaquín Garrigues, después de estar vinculada a la revista La Ilustración Regional, en Sevilla, y de entrar en la Federación de Partidos Demócratas y Liberales. Con anterioridad realizó un curso de posgraduados de Sociología en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y fue profesora del Centro de Estudios Universitarios y de la Facultad de Ciencias Empresariales de Sevilla. En la actualidad es miembro de la e ecutiva de UCD y secretaria de la Mesa del Congreso.

Partidaria de la creación de una Secretaría de Estado para la Mujer, piensa, no obstante, que los problemas de aquélla «no son ninguna especialidad femenina ni tienen que ser planteados y resud1tos exclusivamente por mujeres». A la pregunta de si es feminista, respondió en una ocasión: «Si como feminismo se entiende la defensa de los derechos de la mujer, sí; pero si se entiende la militancia en el movimiento feminista, no».

Soledad Becerril está casada con Rafael Atienza, a quien define como «escéptico de la pólítica», y es madre de dos hijos.

RAFAEL ARIAS-SALGADO

El escudero de Suárez

Rafael Arias-Salgado, 39 años, abogado y diplomático. Fue el primer secretario general de Unión de Centro Democrático, puesto en el que le sucedería Rafael Calvo. Ha permanecido siempre estrechamente vinculado a Adolfo Suárez, que le nombró ministro de Relaciones con las Cortes y de Presidencia. Su incorporación a UCD, sin embargo, la realizó en compañía de Francisco Fernández Ordóñez, con el que había fundado el Partido Socialdemócrata. Es diputado por Toledo.

Hijo de un popular ministro ¿el franquismo, militó durante su juventud en la Democracia Cristiana. Colaboró intensamente en la revista Cuadernos para el Diálogo y está casado con una hija de Joaquín Ruiz Giménez y tiene tres hijps.

Desde los destacados cargos que ha desempeñado, tanto en el Gobierno como en UCD, ha protagonizado vivos debates con las fuerzas políticas rivales y, en los últimos meses, con compañeros de su partido críticos hacia el suarismo.

Sus combates más recientes han sido en defensa del suarismo y contra la derechización de UCD. En un artículo publicado en este periódico justificaba el pasado mes de septiembre el retorno de Suárez a primer plano de la actividad política con estas palabras: «Si Suárez ha tenido una cierta actividad política -por otra parte, muy escasa- en las últimas semanas, ha sido porque tiene la sospecha, por no decir la certeza, de que se ha puesto en marcha una operación para dinamitar UCD».

MANUEL NUÑEZ

Un hombre de Martín Villa

Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, Manuel Núñez Pérez, nació hace 48 años en la localidad leonesa dé Benavides de Orbigo. Está considerado como ún hombre de Rodolfo Martín Villa, con el que siempre ha colaborado estrechamentedesde que ambos se conocieron durante su época de estudiantes en los padres agustinos. Desde marzo de este año ocupaba la Secretaría de Estado de Empleo y Relaciones Laborales. Con anterioridad había desempeñado varios cargos públicos.

El abogado Manuel Núñez también ha desempeñado funciones de responsabilidad dentro de Unión de Centro Democrático. Hasta el pasado congreso de Palma de Mallorca estaba al frente de la secretaría de organización del partido. El nuevo ministro de Sanidad y Consumo procede del grupo de independientes, que después quedó integrado en la coalición UCD, partido por el que se presentó como candidato al Congreso de los Diputados por León, saliendo elegido en las elecciones del 15 de junio de 1977. Nuevamente fue elegido diputado por la misma provincia en las elecciones del 1 de marzo de 1979.

En este mismo mes, Manuel Núñez fue elegido presidente de la junta gestora de UCD de Madrid, encargada de la marcha del partido hasta la celebración de la asamblea provincial, cargo al querenunció en septiembre de 1979. Posteriormente fue secretario de información, acción electoral y organización de UCD, y actualmente es miembro del Comité Ejecutivo nacional de este partido. Manuel Núñez está casado y tiene cuatro hijos.

LUIS GAMIR

Entre los socialdemócratas, y los suaristas

Luis Gámir, nuevo minístro de Transportes, Turismo y Comunicaciones, es un técnico comercial del Estado que políticamente ha oscilado entre sus orígenes socialdemócratas y sus buenas relaciones con el grupo suarista, especialmente con Fernando Abril, con quien fue ministro de Comercio. Gámir se acercó de nuevo al grupo socialdemócrata, y tras la escisión encabezada por Francisco Fernández Ordóñez, aparece comó el más destacado de los adscritos a esta ideología que permanecen en UCD.

Nacido en Alicante, en 1942, perteneció desde el principio a grupos socialdemócratas, y entró en UCD con el Partido Socialdemócrata, que fundó Ordóñez. Actualmente es presidente centrista de Alicante, provincia por la que fue elegido diputado en esta legislatura y en la anterior, y miembro de la ejecutiva nacional del partido.

Su primer cargo político fue como secretario general técnico de Agricultura. Después fue presidente del Banco Hipotecario. Formó parte del primer secretariado de UCD, y en octubre de 1978 fue nombrado secretario de Estado para la Seguridad Social.

En mayo de 1980 sustituyó como ministro de Comercio a Juan Antonio García Díez.

SANTIAGO RODRIGUEZ-MIRANDA

Una derrota ante Míguel Herrero le hizo famoso

Santiago Rodríguez- Miranda, madrileño de cuarenta años, es uno de los pocos socialdemócratas de UCD que optaron por permanecer en el partido y no integrarse en la nueva organización política que dirige el ex ministro Francisco Fernández Ordóñez. Abogado del Estado, el nuevo ministro de Trabajo y Seguridad Social es diputado por Baleares.

Casado y padre de dos hijos, Santiago Rodriguez-Miranda resi de habitualmente en Palma de Mallorca, en cuya delegación de Hacienda ejerció como abogado del Estado. Ha sido asesor de Fomento del Turismo de Mallorca; miembro de la junta de gobierno y del Consejo de Administración de la Compañía Trasmediterránea, y consejero de Comercio y Turismo del Gobierno preautonómico ba lear. Rodríguez Miranda fue desígnado candidato del entonces presidente de UCD, Adolfo Suárez, para ocupar el cargo de portavoz del Grupo Parlamentario Centrista en octubre de 1980, candidatura que no salió elegida, al obtener su oponente, Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, casi el doble de los votos de éste. En la actualidad, además de diputado, es miembro del Comité Político nacional de UCD. El desde hoy titular de Trabajo y Seguridad Social se mostró partidario en diciembre de 1979, desde la tribuna del Club Siglo XXI, de eliminar las oligarquías dentro de los partidos.

FEDERICO MAYOR ZARAGOZA

El único "independiente" del Gabinete

Catedrático de Bioquímica y político, Federico Mayor nació en Barcelona, en 1934. Se licenció en Farmacia en 1956 y amplió estudios en Francia y el Reino Unido con una beca del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Permaneció muchos años vincula do a este organismo, en el que fue vicepresidente y presidente en funciones. Anteriormente había ocupado el rectorado de la Universidad de Granada, y como tal fue procurador en Cortes hasta su cese en el citado cargo. Se le considera un hombre vinculado al Opus Dei. En enero de 1974 fue nombrado, subsecretario de Educación y Ciencia, en el Gobierno formado, por Carlos Arias Navarro. Permaneció en el puesto hasta la muerte de Francisco Franco. En el primer Gobierno de la Monarquía fue designado presiáente de la comisión de estudio del régimen especial para Cataluña, que se disolvió a finales de 1976. Posteriormente, Adolfo Suárez le ofreció un escaño por Granada en la lista de UCD, en la que Federico Mayor aceptó ser incluido a título de independiente, y del que dimitió al ser nombrado director general adjunto dé la Unesco, en 1978.

Tras su renuncia de este cargo, manifestó que la construcción del futuro pasa por la tarea de sensibilizar a la juventud con la democracia. Se ha declarado firme partidario de la «libertad y pluralidad de enseñanza», ha advertido que «el divorcio legal engendra divorcio» y afirma que no votaría a favor de una ley abortista, aunque aprecia las excepciones que se incluyen dentro del capítulo llamado aborto terapéutico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de diciembre de 1981

Más información

  • Cuatro llegan al Gabinete por primera vez, dos vuelven a ser ministros y otros dos ascienden a vicepresidentes