Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ministros de Agricultura y Obras Públicas estudian medidas

La sequía que padece actualmente España puede considerarse como la mayor que se ha padecido en nuestro país en el último siglo, según se desprende del estudio realizado por varios equipos técnicos del Ministerio de Agricultura, cuyo titular, Jaime Lamo de Espinosa, se reunió ayer durante hora y media con el ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Luis Ortiz, el presidente del Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA), Luis Mardones; el director general de Obras Hidráulicas, Juan Ruiz, y el director general de Protección Civil, Federico Gallo, y el director del Instituto de Meteorología, para estudiar la situación planteada por la ausencia de lluvias.Según un portavoz del Ministerio de Agricultura, la reunión, que continuará el próximo lunes con el fin de elaborar un informe y una serie de medidas destinadas a paliar la actual situación de extrema gravedad, ha acordado, entre otras cosas, acelerar la ejecución de obras hidráulicas en curso. El año agrícola 1981-1982 se presenta, según las mismas fuentes, especialmente sombrío tras la sequía del 1980-1981, que supuso graves pérdidas, todavía no elaboradas con exactitud, tanto en la agricultura como en la ganadería extensiva.

Los embalses, al 37% de su capacidad

También la situación de los embalses, con un 37 % de su capacidad, es marcadamente más preocupante que la de años anteriores. En relación con el nivel medio de agua embalsada el pasado año por estas mismas fechas, los embalses españoles cuentan con un 25% menos de nivel, y con un 31% menos que la capacidad que han venido manteniendo en los últimos cinco años.

El desastre económico que esto significa, aplicado al terreno de la ganadería, se pone especialmente de manifiesto con el examen de algunas cifras. El gasto que la sequía representa para los ganaderos por cabeza de ganado bovino es de 56 pesetas; por cabeza de ovino, de 5,6 pesetas, y de ganado porcino, de dieciocho pesetas.

Otro de los aspectos abordados en la reunión de ayer se refiere a los problemas que se derivan de la ausencia de caudal en los ríos, en la producción de energía eléctrica. Hasta el mes de noviembre, la producción ha sido de 20.000 kilovatios/hora, cuando la media evaluada otros años es de 35.000 a 40.000 kilovatios/ hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de noviembre de 1981