Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mobil Oil tropieza con dificultades para controlar la sociedad petrolera Marathon

Mobil Oil Corp., segunda compañía petrolera norteamericana, perdió ayer una batalla en su lucha por tomar el control de Marathon Oil Co., decimoséptinía sociedad petrolera de Estados Unidos, al negarse un tribunal federal a anular una orden de suspensión temporal de una oferta pública de compra (OPA) por 3.400 millones de dólares.El próximo martes, el tribunal comenzará a examinar a fondo la demanda presentada por Marathon, que acusó a Mobil de contravenir, con su OPA, las disposiciones de la ley antitrust. En Washington, el Departamento de Justicia ratificó, por su parte, una decisión de la Comisión Federal de Comercio para examinar en qué medida la OPA es conforme o no a las disposiciones de esta ley.

Thomas Stewart, portavoz de este Departamento, señaló que la operación proyectada era una "adquisición de importancia" y sería estudiada tanto por la División Antitrust del Departamwento de Justicia, como por la Comisión Federal de Comercio, "tal y como suelen hacer en los casos de fusiones importantes, subrayó Stewart.

Para Marathon, la oferta de 85 dólares por acción al contado, sobre cuarenta millones de títulos, un 67% de los emitidos, "no responde a los intereses de la compañía o de sus accionistas, y deberá ser rechazada". La First Boston Corp. ha aconsejado el rechazo de la oferta por considerarla igualmente inadecuada desde un punto de vista financiero.

Marathon podría aprovecharse de la tregua acordada por el tribunal para encontrar otro socio. Se señala a este respecto que esta compañía ha negociado un crédito stand by de 5.000 millones.

El intento de Mobil Oil se produce cuando apenas se han extinguido los ecos de la batalla por la compra de Conoco Inc., en la que también intervino Mobil, por lo que enseguida han surgido dificultades que hacen presagiar una enconadalucha.

Primero, la oposición de la propia Marathon Oil, que consideró la oferta de Mobil como "totalmente inadecuada", y después, del Departamento de Justicia norteamericano, que se empeñó en investigar el asunto por si infringía la legislación antimonopollo. Según un portavoz de este departamento, se trata de una "adquisición de importancia" y será estudiada para indagar si existe una transgresión de la legislación antitrust.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 1981