Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Continúan los trabajos de la Conferencia Mundial sobre Disminuidos

El respeto a los derechos de los individuos que «se apartan de la norma», olvidado frecuentemente en los programas educativos, demasiado generalizadores, fue planteado ayer por la directora general de Educación Especial de México en el segundo día de sesiones de la Conferencia Mundial sobre Acciones y Estrategias para la Educación de los Disminuidos, que se celebra en Torremolinos (Málaga), informa Efe.La ponencia de la doctora mexicana Margarita Gómez Palacios (Educación obligatoria, obligación para todos) suscitó un amplio e interesante debate, al resaltar el hecho de que "la generalización del derecho universal a la educación y la obligatoriedad de la misma ha pasado por alto que, si la educación debe ser para todos, ello implica que debe ser también para cada uno». La profesora Gómez Palacios, desde la convicción de que el principio escuela para todos tiene su natural corolario en el de educación para cada uno, puso de relieve que, hasta el momento, la tendencia ha sido formular unos proramas pensados para una gran parte de la población, pero que dejan de lado a aquellos que se apartan de la norma.

En el ámbito concreto de los sujetos con necesidades especiales, la representante de México expuso las dificultades para su definición y determinación, y formuló en cinco puntos los derechos de un niño con dichas necesidades especiales, entre ellos el derecho a ser educado plenamente y a no ser rotulado y estigmatizado con etiquetas definitivas.

Experto de la Unesco, enfermo de gravedad

El jefe de la unidad de educación especial de la Unesco, Nils Ivar Sundebrg, que asiste a las sesiones de la conferencia, sufrió ayer un gravísimo accidente vascular cerebral, que obligó a su internamiento urgente en la residencia sanitaria Carlos Haya, de Málaga.Una vez ingresado en la citada institución sanitaria, el enfermo sufrió una hemorragia cerebral de carácter gravísimo, lo que motivó una intervención quirúrgica, tras la cual quedó internado en la unidad de cuidados intensivos. Fuentes médicas de la residencia informaron a Efe que se teme seriamente por su vida, ya que, además de tratarse de una persona de avanzada edad, el paciente sufre hipertensión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1981