Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los impuestos municipales en Madrid subirán más de un 15% para financiar el presupuesto del Ayuntamiento para 1982

La presión fiscal que soporta el ciudadano madrileño como consecuencia de la tributación local autónoma se incrementará en algo más de un 15%, como media, como consecuencia de la revisión de las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento que hoy será sometida al pleno de la Corporación. De esta manera, el Ayuntamiento de Madrid completa la partida de ingresos para la elaboración de su presupuesto para 1982, cuyo capítulo de gastos totaliza la cifra de 57.612 millones de pesetas, es decir, casi 8.000 millones de pesetas más que en el presente ejercicio. La contribución teritorial urbana, impuesto estatal destinado en su integridad a los municipios, puede también incrementarse en un 15%.

Entre las ordenanzas Fiscales que se propone incrementar el Ayuntamiento Figura el arbitrio de radicación de empresas, establecido en Madrid en 1965, fecha desde la cual sólo ha sufrido tres variaciones: un incremento del 10% en 1972, del 22% en 1977 y del 25% en 19W Para este año, la modificación propuesta ascenderá al 25,13%.Los derechos y tasas por utilización de cementerios municipales también se modifican, sobre la base de que, de mantenerse las actuales tarifas, el déficit a fin de ejercicio ascendería a 354 millones de pesetas. Para poder cubrirlo sería necesario un incremento de tarifas del 65%. Las implicaciones sociales que ello supondría -argumentan los responsables de la Hacienda municipal- hace imposible conseguir en 1982 el objetivo de la autofinanciación. La propuesta para los cementerios, pues, es elevar los ingresos un 22%, aproximadamente, durante 1982, incremento que se distribuye en un 30% en sepulturas perpetuas, un 15% en las temporales y un 20% en los servicios accesorios.

Asimismo, se establece una variación de la tarifa de radicación de profesionales, que supone un incremento del 12,5%. El impuesto municipal de publicidad, que por decreto-ley de 16 de enero último se puede incrementar hasta un 1.000%, como una de las medidas tendentes a pallar la escasez de ingresos de los ayuntamientos, se subirá en un 20%.

Las tarifas de alcantarillado se elevan en conjunto un 9,7%, porcentaje inferior al índice de precios al consumo que, no obstante, según calculos de la Hacienda municipal, puede situar los ingresos en 1.706 millones de pesetas.

El coste previsto del servicio municipal de recogida de basuras para 1982 es de 4.213 millones de pesetas. Si las tarifas no se modifican se produciría un déficit de 566 millones de pesetas y como la legislación vigente obliga, por otra parte, a que los servicios municipales estén autofinanciados -explica el delegado de Hacienda municipal-, se propone una modificación de las tarifas del 13,76%.

Importante modificación registra el impuesto municipal de circulación de vehículos. También en este capítulo la Hacienda municipal se apoya en la legislación estatal -tan contestada desde la izquierda en su día, principalmente por establecer la vía de la fiscalidad municipal como medio de financiación de los ayuntamientos, lo que representa un importante coste político para las corporaciones democráticas-, que autoriza a los ayuntamientos a elevar las cuotas de este impuesto hasta el 100%. La Hacienda del Ayuntamiento de Madrid considera hoy que esta autorización es necesaria puesto que las cuotas han permanecido congeladas durante seis años.

No obstante, los responsables económicos de la Corporación madrileña consideran que la repercusión de unos incrementos de esta categoría sería excesivamente negativa, y se proponen fijar unos porcentajes de aumento progresivos con el número de caballos o cilindrada que van desde el 25% al 50% en turismos y motocieletas, y del 25% para autobuses y camiones. El conjunto de la variación ponderada representa el 33,08%.

Los derechos y tasas por prestación de servicios de la Gerencia Municipal de Urbanismo registrarán una elevación general del 100%. Estas tarifas no se han modificado desde hace diez años, período durante el cual el coste de prestación de este servicio se ha incrementado en un porcentaje superior al 600%.

Entre las previsiones presupuestarias para 1982, que deben estar ultimadas antes de que finalice el próximo mes, con el fin de evitar la prórroga del actual presupuesto, el capítulo de personal asciende a casi la mitad del total de gastos. Con los criterios de crecimiento salarial que se contemplan en la actualidad, el total de esta partida sumaría 27.630 millones de pesetas.

Aumento de las retribuciones

El criterio de la Hacienda municipal en materia salarial se refiere a una previsión de incremento de las retribuciones brutas del 9%, de acuerdo con lo previsto en los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, los responsables municipales entienden que las retribuciones básicas suben proporcionalmente más, lo que elevará los costes de Mutualidad más del 9% y, por otra parte, habrá que hacer frente a algunas reestructuraciones y cambios de categorías. En estas condiciones, el incremento del coste de personal puede ascender al 10%, a lo que habría que añadir el coste previsto de las vacantes a cubrir con las oposiciones actualmente en marcha, especialmente en la Policía Municipal y auxiliares administrativos, y que se cuantifican en 700 millones de pesetas.

El capítulo de compra de bienes y servicios, que ascendía este año a 17.343 millones de pesetas, se prevé para 1982 con una partida superior a los 20.500 millones de pesetas. En la actualidad, de esta partida, 9.000 millones, aproximadamente, cubren los servicios gestionados mediante contratas. Bien mediante nego ciación previa o bien mediante el sistema de índices, el Ayunta miento está decidido a que estas partidas no se eleven más allá del 12%. El resto, y especialmente los gastos de electricidad, combustible, materiales, etcétera, se cree que se acercarán al 15%. Considerando una mínima elevación del nivel de servicios de medio punto, se va hacia un incremento general del 14% en esta partida, a lo que habrá que añadir 800 millones más por la contratación de la zona norte del servicio de limpiezas y las zonas periféricas de parques y jardines.

Las cargas financieras se calculan para 1982 en 7.861 millones de pesetas, y las transferencias corrientes a organismos autónomos municipales, bajo los supuestos más restrictivos, a 1.100 millones. Los préstamos a corto plazo se espera que alcancen, en condiciones normales, los 450 millones de pesetas.

El apartado de ingresos por vía de consignación presupuestaria por transferencias del Estado consigna una partida de 18.496,4 millones de pesetas, es decir, un 12% más que el presente año. La contribución urbana podrá ele varse un 15%. Sin embargo, las licencias fiscales permanecerán invariables. En estas condiciones -explica el equipo económico del Ayuntamiento madrileño-, estos dos tributos, junto con el recargo del impuesto de sociedades, quedarán consignados en unos 11.610 millones de pesetas, y los ingresos patrimoniales y de capital, en 1.737 millones, con una elevación del 15%.

En conjunto, pues, los ingresos hasta ahora especificados suman 31.843,30 millones de pesetas. Los 25.768,7 millones que faltan serán, pues, financiados mediante la tributación local autónoma, que es de la que tratan las ordenanzas fiscales. En opinión de la Hacienda municipal, esto significa que el conjunto de los impuestos, tasas y arbitrios no fiscales deberán incrementarse en un 23% para mantener el actual nivel de servicios a los precios de 1982.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 1981

Más información

  • El pleno de la Corporación estudia hoy la oportuna revisión de las ordenanzas fiscales