Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía municipal retrasa la libre circulación de una ambulancia

La dotación de una aímbulancia denunciará la intervención de un policía municipal que, a su juicio, dificultó el transporte de un enfermo, en la tarde del pasado lunes, al retener el vehículo por espacio de varios minutos y conservar, al parecer, indebidamente la documentación relativa a esta salida del coche sanitario.Según manifestó a este diario el enfermero Juan Ramón Monedero Vicente, el policía municipal Eduardo del Pozo Alonso impidió durante dos o tres minutos la circulación de la ambulancia cuando se transportaba en ella a un paciente domiciliado en la avenida de la Virgen del Puerto, número 49. El conductor del vehículo pretendía que el agente municipal le facilitase el tránsito a pesar de que el semáforo se hallaba en rojo. El guardia urbano no sólo se negó a ello, sino que incluso exigió y retuvo la documentación del caso y se fue con los volantes de urgencia en el bolsillo a la cafetería de la clínica de la Concepción.

Entre tanto, la dotación de la ambulancia llegaba al hospital clínico de San Carlos, donde ingresó el paciente, y posteriormente los sanitarios regresaban a la Concepción para recuperar los documentos. Entre el guardia y un sargento del mismo cuerpo mediaron, según los enfermeros, algunas palabras insultantes cuando el suboficial trató de recuperar los volantes.

El sargento, por su parte, en declaraciones a este periódico, ha restado importancia al incidente: si el guardia retuvo a la ambulancia durante un breve lapso de tiempo fue debido a los embotellamientos que produjeron el pasado lunes en la plaza de Cristo Rey los coches que regresaban a Madrid después de un largo puente de fin de semana. Por lo demás, el paciente no se hallaba afectado por ninguna enfermedad grave. Además, el jefe de la policía municipal, Rafael Vera, interpretó benignamente el incidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1981