Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones gallegas

Suárez asegura que su retirada del protagonismo político es definitiva

«Me retiré voluntariamente del protagonismo político. Fue una decisión firmemente pensada y con carácter definitivo», manifestó en la madrugada de ayer Adolfo Suárez durante un diálogo que mantuvo en Santiago de Compostela con un grupo de periodistas, horas antes de participar en dos mítines que celebró UCD en la provincia de Pontevedra, dentro de su campaña para las elecciones al Parlamento gallego.

El ex presidente del Gobierno declaró también que UCD nunca podría ser un partido al servicio de la derecha porque «sería separarse de nuestro electorado y de nuestros programas, y supondría además un peligro para la democracia». Suárez recalcó que los centristas no podían tirar la bandera de la justicia, porque su partido es interclasista. «Para que UCD pudiera girar a la derecha tendría que celebrarse un nuevo congreso y tomar esa actitud. Esto es muy difícil. Yo, desde luego, estoy en contra».El presidente honorario de UCD reconoce que ha habido personas que han pretendido que el partido gubernamental se pone al servicio de unos intereses muy concretos. Resaltó que si UCD abandonase los mandamientos de un centro reformista no se encontraría a gusto en ella.

Suárez aseguró que no desea volver a tener un protagonismo político de alto nivel. «Los que tratan de lanzar esa imagen», prosiguió, «son los que intentan evitar que pueda laborar por el bien del partido». Comentó igualmente que se lleva muy bien con su sucesor, Leopoldo Calvo Sotelo, «aunque la gente no se lo crea».

Insistió, después de definirse como un buen fajador, en que abandonó la presidencia del Gobierno para recuperar una cierta autoridad moral y trabajar en el seno de UCD en la mayor oscuridad posible. Señaló que en su retirada influyeron las críticas realizadas hacia su persona.

En su diálogo con los informadores, Adolfo Suárez insistió en que la tarea a desarrollar por la sociedad española de forma primordial es la consolidación de la democracia. «He procurado no contribuir a la inestabilidad con mi alejamiento», agregó.

Suárez se mostró especialmente satisfecho a la hora de hacer balance de su gestión de la política exterior. «He sido el mejor amigo crítico de Estados Unidos». Se declaró orgulloso de su amistad con Fidel Castro y Arafat. Respecto a la incorporación de España a la OTAN, dijo que desde siempre defendió la entrada en la Alianza, pero que circunstancias especiales determinaron la actitud que siguió durante su permanencia al frente del Ejecutivo. En su análisis de la política internacional, comentó finalmente: « Dios nos libre por igual de los aciertos de la política exterior soviética y de los desaciertos de la americana».

El anterior jefe del Gobierno relató cómo desearía llegar a ejerce una cierta influencia en algún me dio de comunicación, «siempre que gane el dinero necesario en mi despacho de abogado», y no descartó que esa incidencia fuese en una emisora privada de televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 1981

Más información

  • "Me llevo bien con Calvo Sotelo, aunque la gente no se lo crea", afirma el duque