Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones gallegas

El ex presidente revivió los "baños de multitud"

Adolfo Suárez revivió ayer los baños de multitud que disfrutó durante algunos de sus desplazamientos cuando ocupaba la presidencia del Gobierno. Volvió a estrechar centenares de manos, prodigó los abrazos y firmó cuantos autógrafos le pidieron las personas ,que acudieron a los mítines que dio UCD en las localidades pontevedresas de La Estrada y Lalín.La jornada mitinera comenzó a las 12.30 horas en el polideportivo de La Estrada, lugar al que acudieron unas 1.500 personas. Estaban allí casi todos los hombres del ex presidente: Rodríguez Sahagún, Sancho Rof, Rafael Arias Sulgado, Luis González Seara, Jesús María Viana. Por supuesto, el duque de Suárez era la figura estelar.

Intervinieron en primer lugar los primeros candidatos de la lista pontevedresa. Uno de ellos, Carlos Mella, recibió gritos de pedante y engreído por parte de un sector del público, cuando expuso ante el auditorio que tiene como currículo un doctorado, dos licenciaturas y domina cuatro idiomas.

A las 13.30 horas tomó la palabra Adolfo Suárez. En un breve discurso solicitó el voto para las listas centristas, al tiempo que insistía en la necesidad de generar confianza en los partidos y en las instituciones democráticas. Recibió grandes aplausos al terminar su parlamento, diciendo que el pueblo gallego tiene los niveles de inteligencia más altos de Europa.

El orador que mayor tiempo consumió fue Agustín Rodríguez Sahagún. El presidente de UCD declaró encontrarse muy a gusto ante un público fiel, y mostró su preocupación por el futuro de los jóvenes, los ancianos y las amas de, casa. Cerró su intervención con estas palabras, « i Meigas fora! ¡Vota al Centro! ¡Vota a UCD! Finalizaba así el mitin estradense. Fue entonces cuando Suárez recibió abrazos incontables, estrechó manos por doquier y escuchó piropos del público femenino. Fuera del polideportivo había sido instalada una caseta para venta de pulpo y ribeiro. El duque no dudó en acercarse hasta allí para dialogar con la pulpeira y firmar autógrafos.

El baño populista se repitió pocas horas después en Lalín. Las estrellas centristas, esta vez con Rodolfo Martín Villa en el cartel, recibieron grandes aplausos por parte de las 2.000 personas congregadas en el polideportivo cuando hicieron su entrada, justo en el momento en que la banda municipal tocaba el pasodoble de Ponteareas.

Suárez tuvo en Lalín como principal competidor a la hora de entusiasmar al respetable al candidato local, Ramón Lareo, un hombre del campo, con grandes dificultades para expresarse en castellano, que, entre otras cosas, aseguró que, si salía elegido, antes de diez años no habría un solo gallego sin trabajo y ninguna familia sin vivienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 1981

Más información

  • Un día de mítines en Pontevedra