Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El servicio de psiquiatría de la Clínica de la Concepción cumple 25 años

En 1956 se inauguró en la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, el primer servicio de psiquiatría con una orientación psicoanalítica que existía en un hospital de España. Hoy, veinticinco años después, cuando el psicoanálisis se ha popularizado extraordinariamente en nuestro país, la clínica de la Concepción cuenta ya con un archivo clínico que supera las 20.000 historias de enfermos que han sido tratados médicamente en base a las teorías freudianas del enfermar mental.

Cuatro psiquiatras, un psicólogo, seis médicos residentes en formación y seis psicólogos voluntarios comparten hoy las cuatro exiguas habitaciones de que consta el servicio de psiquiatría de la Clínica de la Concepción, de Madrid, con José Rallo, su creador. Veinticinco años no han bastado para que la psiquiatría en España pasara a ser considerada como una especialidad médica más, sin connotaciones misteriosas, capaz de estar integrada en la Seguridad Social como cualquier otra. Aun así, los tiempos han cambiado desde aquel 1956 en que el doctor Rallo, psicoanalistaformado en Suiza en la más pura y estricta ortodoxia freudiana, y actual presidente de la Asociación Psicoanalista de Madrid, absolutamente solo, sin secretaria, enfermera ni ayudante, ocupara su puesto detrás de una aséptica mesa de hospital, como consultor en determinados tratamientos médicos.

«En aquellos tiempos, es curioso, jamás se mencionaba la palabra psiquiatra en los volantes que traía el enfermo para que yo lo viera. Se ponía simplemente mi nombre, doctor Rallo, y el enfermo casi siempre se equivocaba pensando que iba a encontrar en este despacho su correspondiente aparato de rayos X. La palabra psiquiatra daba bastante miedo».

Todavía hoy en Madrid, sólo el Hospital Provincial, el Hospital Clínico, por su adscripción a la Universidad de Medicina, y actualmente el Ramón y Cajal, disponen de camas para la admisión de enfermos psiquiátricos dentro de la Seguridad Social.

A pesar de todas las dificultades de la especialidad, el servicio de psiquiatría de la Fundación Jiménez Díaz se propuso desde sus comienzos, posiblemente debido a esta orientación psicoanalítica de base, estudiar los aspectos psicológicos del enfermar psíquico de los 20.000 pacientes que han pasado por él. Biografías personales y datos familiares componen esas historias de la policlínica de tipo medio que es el servicio de psiquiatría.

«En realidad, el servicio no se limita a una actividad clínica», puntualiza el presidente de la Asociación Psicoanalítica de Madrid; «existen también otros dos aspectos fundamentales: el de investigación clínica, con estudios detallados de los casos más interesantes, y una labor docente, que incluye la publicación de trabajos, la elaboración de tesinas y la organización de seminarios».

Docencia e investigación

Integrado en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, el servicio de psiquiatría de la Clínica de la Concepción, al igual que los de la Clínica Puerta de Hierro, La Paz y el Gran Hospital, imparte instrucción a los alumnos de cuarto y quinto curso de Medicina, así como a los posgraduados.Haciendo hincapié en estos aspectos del servicio, prácticamente desde su fundación, el veinticinco aniversario se celebra con un ciclo de conferencias que se desarrollarán a lo largo de los meses de octubre, noviembre y diciembre, inaugurado por el profesor Pedro Laín Entralgo, una de las más sólidas personalidades de la medicina española.

Además del profesor Laín, intervendrán en el ciclo de conferencias representantes de la Sociedad Española de Psicoanálisis, con sede en Barcelona, como Pere Folch, de la Asociación Psicoanalítica de Madrid, como el doctor Rodríguez Pérez y diversas personalidades ligadas al psicoanálisis, como el doctor Juan Rof Carballo, Carlos Castilla del Pino, el doctor Pedro Luzes, así como León Grinberg y el antiguo presidente de la Asociación Internacional de Psicoanálisis, Serge Lebovicci.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de octubre de 1981

Más información

  • Una combinación exacta de medicina y psicoanálisis