Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusan al PSOE de dar trabajo en el Ayuntamiento de Alcalá a recomendados de UGT

Una propuesta de los concejales. socialistas del Ayuntamiento de AIcalá sobre política de personal y contratación fue derrotada por los votos en contra de los concejales del PCE, UCD y PTE, al final de uno de los plenos más tensos y polémicos celebrados por la corporación democrática. Durante el transcurso de la sesión, los concejales del PTE acusaron al PSOE de ofrecer puestos de trabajo en el Ayuntamiento a personas afiliadas o afines a UGT, como forma de promocionar el crecimiento del sindicato. Las acusaciones fueron negadas rotundamente por el alcalde, el socialista Carlos Valenzuela, además de provocar la res puesta airada de parte del público asistente al pleno.Carlos Valenzuela presentó una moción consistente en cuatro puntos. El primero se refería a la adjudicación, por el procedimiento de concurso-oposición, de 49 puestos de funcionarios, lo que fue aprobado por unanimidad. El segundo trataba de la creación de 52 plazas de carácter laboral (es decir, que quienes las ocupen no ostentan la categoría de funcionarios), lo que también se, aprobó con los votos favorables de PSOE, PCE y PTE y con la abstención de los concejales centristas.

La polémica surgió en el tercer punto, cuando el alcalde propuso que se metiera en plantilla directamente a todos los empleados municipales que hubieran sido contratados interinamente y que llevaran ya nueve meses trabajando o en los casos de aquellos trabajadores que llevaran sólo menos de seis meses pero que hubieran entrado previo examen. De aprobarse esta propuesta, la mayoría de las 49 plazas de funcionarios y las 52 de laborales estarían ya adjudicadas a las personas que, interinamente, están desempeñando esas funciones. El PCE -que forma parte del gobierno municipal alcalaíno- planteó una alternativa diferente: que todos los puestos, sin excepción, salieran a concurso-oposición público, para que pudieran acceder a él todos los parados de Alcalá, cifrados en unas 8.000 personas. Se reconoce, sin embargo, que aquellos concursantes que ya hubieran trabajado en el Ayuntamiento tendrían preferencia. Después de un largo débate, se aprobó la propuesta de los comunistas por catorce votos (seis del PCE, dos del PTE y seis de UCD), contra los doce de los concejales socialistas.

Acusaciones mutuas

Carlos Valenzuela calificó la propuesta comunista de demagógica y sin sentido real. Santiago López, secretario de política municipal del PCE en Alcalá, rechazó ayer las acusaciones del alcalde, en base a que la preferencia de que se habla en la moción no es absoluta, sino un punto más en el baremo calificador en las oposiciones, y que no sería positivo para la imagen municipal adjudicar directamente ningún puesto fijo en plantilla. El pleno llegó a su momento más fuerte de tensión cuando, en pleno debate sobre la política de personal, el concejal del PTE Juan Arriola acusó al PSOE de permitir la entrada a dedo de trabajadores en el Ayuntamiento recomendados por UGT, como forma de potenciar así el sindicato en Alcalá. Juan Arriola mencionó que UGT cambió de actitud a la hora de firmar el convenio colectivo del Ayuntamiento, lo que se produjo en junio, tras la promesa del PSOE de que veintisiete trabajadores interinos serían incluidos en la plantilla municipal. Ambos concejales del PTE calificaron esta práctica de clientelismo, y tuvieron palabras muy duras para con los socialistas.

A su vez, Carlos Valenzuela afirmó que, de esos veintisiete trabajadores, sólo cuatro pertenecían a UGT, cifra que ahora ha aumentado a diez o doce.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 1981

Más información

  • PCET PTE y UCD votaron en contra de los socialistas