Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Breve visita oficial de Santiago Carrillo a Argelia

«El Partido Comunista de España y el Frente de Liberación Nacional argelino mantienen similares puntos de vista sobre política internacional», declaró ayer en Argel el secretario general del PCE, Santiago Carrillo, al concluir una breve visita oficial a Argelia.Calificada de visita de trabajo por ambas partes, la estancia de Carrillo, al que acompañaban Jaime Ballesteros y Manuel Azcárate, ha sido destacada por los medios informativos argelinos, que se han referido en sus informaciones a la actítud de apoyo a la joven democracia española que mantienen el partido y el Gobierno de Argelia.

El secretario general del PCE fue recibido por el secretario permanente del Comité Central del FLN, Mohamed Cherif Messadia; el responsable de la comisión de cultura de ese partido, Abdelhamid Mehri, y otros dirigentes argelinos. Una delegación del Frente Polisario, encabezada por el ministro consejero de la República Arabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Sadati, mantuvo también una entrevista con Carrillo.

Al término de su visita, Santiago Carrillo expresó a EL PAÍS su satisfacción por el contenido y resultado de sus deliberaciones, insistiendo en el excelente estado de las relaciones entre ambas formaciones políticas. El dirigente comunista subrayó que uno de los temas evocados fue la prevista entrada de España en la OTAN, a propósito de la cual los argelinos habrían expresado su inquietud en la medida en que estiman que una política de extensión de bloques, en ese área vital, puede hacer del Mediterráneo un punto de fricción, en detrimento de los intereses de los países ribereños.

En el comunicado conjunto suscrito por el PCE y el FLN aparece, a tal propósito, una petición en favor de la evacuación de las flotas soviética y norteamericana del Mediterráneo.

Refiriéndose a la política exterior española, Carrillo señaló: «Suárez dijo que el problema de la entrada de España en la OTAN se plantearía cuando existiera un consenso nacional en su favor, y Marcelino Oreja puntualizó que mientras no se recuperara Gibraltar o se entrara en el Mercado Común, el problema no se planteaba, pero Pérez-Llorca actúa de forma poco prestigiosa para la diplomacia de nuestro país. En Nueva York no fue recibido por el secretario de Estado, Alexander Haig, y al entrevistarse con el jefe de la diplomacia británica, lord Carrington, ni siquiera evocó el tema de Gibraltar».

A propósito del Sahara occidental, Carrillo aseguró que sus interlocutores del Frente Polisario le habían manifestado su intención de respetar el referéndum de autodeterminación, propuesto por la Organización para la Unidad Africana (OUA). «aunque no confían en la voluntad pacífica de Marruecos».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1981