Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joven muerto por el disparo de un policía en Getafe

Francisco Javier García Blanco, de veintiséis años de edad, falleció en la madrugada de ayer, a consecuencia de un disparo efectuado por un policía nacional cuando, según parece, fue sorprendido robando en la mercería Regalos Castilla, situada en el número 6 de la calle Sánchez Morate, en Getafe, según la versión facilitada por la Policía a este periódico. El proyectil se le incrustó en el costado izquierdo y el joven murió cuando era trasladado a la residencia Primero de Octubre.

El suceso se produjo cuando a las tres de la mañana, según la versión obtenida por este periódico, uno de los vecinos que habita cerca del establecimiento citado oyó la rotura de una luna, por lo que avisó telefónicamente a la comisaría de Getafe. Inmediatamente, el inspector de guardia ordenó la salida de dos coches radiopatrullas de la Policía Nacional para que investigaran lo ocurrido.La dotación de los dos vehículos entró en la mercería y observó que alguien se encontraba encerrado en los servicios del local. Según fuentes policiales, los funcionarios de la Policía Nacional entablaron un diálogo de alrededor de quince minutos con el muchacho para que abandonara el lugar, quien accedió a sus peticiones y abrió la puerta.

"Acto seguido", según indica la nota de la Jefatura Superior de Policía, "y cuando iba a ser cacheado, se abalanzó con una botella en la mano contra uno de los policías que le estaba apuntando con un revólver. Fue entonces cuando a consecuencia de algún golpe, el arma se disparó". Dada la hora en que se produjo el suceso no existen, al parecer, testigos presenciales del mismo.

El proyectil alcanzó a Francisco Javier García en el costado izquierdo. El joven falleció cuando era trasladado a la residencia Primero de Octubre, donde ingresó cadáver.

Fuentes de toda solvencia de la Primera Circunscripción de la Policía Nacional manifestaron ayer a este periódico que el revólver reglamentario que, actualmente, utiliza este cuerpo en Madrid y sus alrededores es un arma muy segura que sólo puede dispararse si el percutor recibe un fuerte golpe.

La Jefatura Superior de Policía informó que el fallecido poseía antecedentes por amenazas, intento de abusos deshonestos y lesiones. En varias ocasiones estuvo reclamado por el Juzgado de Peligrosidad y Rehabilitación Social de Madrid. Según pudo saber este periódico el muchacho fallecido era natural de Getafe y procedía de una familia numerosa, a cuyos miembros fue imposible localizar en el día de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981

Más información

  • Sorprendido de madrugada en el interior de una mercería