Los alumnos del Liceo Sorolla pueden perder el próximo curso

Más de mil escolares del Liceo Sorolla, de Madrid, pueden verse obligados a aplazar los trámites de matriculación para el nuevo curso, e incluso ver invalidados sus exámenes de septiembre, si no se resuelve en los próximos días la situación creada en el centro por una serie de despidos decididos por la dirección y una huelga legal del profesorado. Desde el pasado 31 de agosto se encuentran en huelga veinticinco de los veintiocho profesores del citado Liceo en protesta por las presiones de la dirección para que el cuerpo docente renuncie a los derechos que le reconoce el anterior convenio colectivo.

El director del centro, José Núñez Velázquez, decidió el pasado verano condicionar el pago de las mensualidades de los profesores a que éstos renunciasen expresamente a estos derechos. Una vez formalizada la correspondiente denuiicia ante la Delegación Provincial de Trabajo, ésta conminó al dírector a que satisficiese los sueldos a los profesores, ya que estos no cobran regularmente sino cantidades a cuenta desde el pasado mes de mayo. A mitad de agosto, el director del centro remitió a diecinueve trabajadores del Liceo sendos telegranias exigiéndoles que se presentasen a cobrar, también a cuenta, y, a trabajar el día 5 del mismo mes. Tras algunos despidos, diecisiete profesores se declararoii en huelga, medida que contó con el apoyo del Colegio de Licenciados, y posteriormente se unieron al plante otros ocho.Una vez iniciado el período de los exámenes de septiembre, los profesores comprobaron que éstos se realizaban sin el personal docente adecuado. Una de las profesoras ha observado a este respecto que el propio dírector dijo a los examinadores que deberían atenerse a proponer a los alumnos materias fáciles y corregir con exactitud porque segurameiite "nos los van a impugnar". Los profesores señalan también que la empresa, que recibe subvenciones oficiales, hasta un 78% se encuentra en período expansivo y tiene un mayor interés por otros centros de la misma situados en zonas de mayores posibilidades sociales. El profesorado cree que la actual tensión puede ocasionar un serio perjuicio, sobre todo a los alumnos que aspiran a ingresar este curso en la universidad, y pueden verse oblígados a repetir sus exámenes por falta de adecuación en los trámites.

El director lamenta su "condescendencia"

Por su parte, el director-propietario del Liceo, José Nuñez, manifestó a este diario que lamenta haber sido demasiado condescendiente con el profesorado en los dos años aproximadamente desde que accedió a la propiedad del centro docente. José Núñez señaló también que sus profesores lo que pretenden es "trabajar menos y ganar más", aunque de lo que se trataba era de aumentar las horas extraordinarias no bonificables. Según él. hay profesores que trabajan veinte horas y luego el resto lo contabilizan como extraordinarias, lo cual es ampliamente discutido por el profesorado. José Núñez, por otra parte, no especificó -"porque no tengo tiempo de ocuparme de estas cosas", dijo- el régimen laboral y horario del profesorado. El director-propietario pretendía, entre otras medidas, que sus profesores renunciasen a una parte de sus vacaciones para reintegrarse al centro con el fin de impartirclases especiales a los alumnos suspensos. En cuanto a los medios elegidos para solventar sus respectivas dlferciicias, el empresario quiere ir a la Magistratura, mientras que los profesores prefieren que la situación quede resuelta en el marco de un acuerdo interno, desde luego mediante el recurso a la huelga como última instancia, ya inevitable. En cuanto a los cursllos de verano a los que fueron convocados, los profesores aducen su vez que estos cursillos sólo revierten en beneficio económico del propietario del Liceo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Respecto a la postura de los padres de los alumnos, el presidente de la correspondiente asociación, señor Manjavacas, manifestó a este diario que el nivel del colegio cayó sensiblemente al adquirir su titularidad el actual empresario, y que la asociación desaprueba las presiones a que el propietario ha sometido a los profesores, aunque también es de lamentar que ambas partes hayan rechazado, la mediación de los padres.

Por lo demás, el propietario remitió ayer diez cartas de despido a otros tantos trabajadores del centro, a las que hay que añadir tres despidos anteriores y dos expedientes a delegados laborales del profesorado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS