Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda se opondrá hoy en el Congreso a la estrategia gubernamental para la adhesión a la OTAN

La izquierda se opondrá hoy formalmente en el Parlamento a la tramitación propuesta por el Gobierno para la adhesión de España a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Socialistas y comunistas se negarán, en la reunión de la junta de portavoces del Congreso de los Diputados, a la tramitación inmediata de la adhesión y, en todo caso, al procedimiento de urgencia. Ambos grupos parlamentarios estiman que requiere mucha más urgencia el debate sobre el aceite adulterado, debate que el PSOE, según decidió ayer su ejecutiva, desea que sea televisado a todo el país.

La posición de los socialistas en torno a la OTAN, que hoy expondrá el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Felipe González. fue analizada ayer detenidamente por la ejecutiva socialista. En todo caso, según pudo saber EL PAIS, los socialistas defenderán la tramitación de la adhesión por la vía del artículo 93 de la Constitución -esto es, mediante ley orgánica y, por tanto, mayoría absoluta-, y se opondrán tajantemente a las prisas gubernamentales en esta materia.Las posibilidades de que la junta de portavoces apruebe hoy la tramitación por procedimiento de urgencia son escasas, ya que por una práctica implantada en las reuniones de este órgano, este tipo de decisiones sólo se adoptan por unanimidad. Por otra parte, fuentes parlamentarias de distintos grupos señalaron que en la documentación remitida por el Gobierno a la Cámara no se solicita la tramitación por este procedimiento. La estrategia gubernamental consiste en utilizar el procedimiento ordinario, pero achicando al máximo los plazos.

La decisión que hoy discutiría la junta de portavoces sería la remisión al Boletín Oficial de las Cortes Generales para su publicación inmediata. A partir de esta publicación comenzarían a correr los plazos. Los grupos parlamentarios de la izquierda se opondrán hoy no sólo a la eventual solicitud de tramitación urgente, sino también al comienzo de la tramitación ordinaria. El principal apoyo del grupo centrista para este acuerdo sería Coalición Democrática (CD). Sin embargo, los diputados del sector liberal de CD (José María de Areilza y Antonio de Senillosa) no son partidarios de un apresuramiento en esta materia, y el propio partido, Alianza Popular, solicitó ayer del Gobierno la publicación de un libro rojo sobre la OTAN, en el que se expliquen las razones que justifican el ingreso y, los inconvenientes. Esta iniciativa aliancista deja entrever que el grupo parlamentario de Fraga no avalará una premura exagerada de la cuestión.

Fuentes de la Secretaría de Estado para las Relaciones con las Cortes manifestaron a EL PAIS que la tramitación solicitada por el Gobierno es la normal, y que no existe propósito de plantear el procedimiento de urgencia. Preguntadas las citadas fuentes sobre la marginación definitiva por el Gobierno de la posibilidad del referéndum, contestaron que «no hay nada descartado», y añadieron que, en cuanto al trámite parlamentario, el Gobierno respetará la soberanía de las cámaras. Destacaron también que obra ya en poder de la Cámara la iniciativa gubernamental para que se cree una comisión conjunta Conareso-Senado que investigue sobre el aceite adulterado.

Los comunistas apelan al Tribunal Constitucional

En la reunión mantenida ayer por el secretariado del Partido Comunista de España (PCE), en la que no estuvo presente el líder del partido, Santiago Carrillo, aunque se mantuvo en contacto telefónicamente, se diseñó la estrategia parlamentaria y de opinión frente a la integración de España en la OTAN. Junto a las propuestas de aplazamiento y de sometimiento a referéndum consultivo del proyecto gubernamental de adhesión, los comunistas decidieron iniciar los trámites para la recogida de cincuenta firmas de diputados para presentar ante el Tribunal Constitucional una demanda de inconstitucionalidad contra el modo en que está tramitando el Gobierno la adhesión.

El secretario general del Grupo Parlamentario Comunista, Enrique Curiel, reconoció a EL PAIS la poca viabilidad de las iniciativas comunistas, habida cuenta de la mayoría parlamentaria existente, pero advirtió que la oposición del Gobierno al aplazamiento del tema OTAN y a la convocatoria del referéndum puede significar «un fuerte coste político para el Gobierno». En todo caso, señaló que su grupo, en coordinación con otros, especialmente con los socialistas, tratará desde hoy, en la reunión de la Junta de Portavoces, de «romper el ritmo que quiere imponer el Gobierno», para la que cuenta con el asentimiento de relevantes miembros de UCD y de otros grupos de derechas, incluido el propio presidente del Senado, Cecilio Valverde. que considera más apremiantes que el tema OTAN cuestiones como el aceite de colza, el paro y el terrorismo.

En la reunión del secretariado del PCE, presidida por Nicolás Sartorius, se acordó solicitar de la Mesa del Congreso, convocada para hoy, que el tema del aceite adulterado sea el primero que debata la Cámara baja, así como que se cree inmediatamente una comisión investigadora que depure responsabilidades y la dimisión urgente del ministro directamente responsable de la sanidad del país y de «aquellos cargos de la Administración cuya negligencia en los correspondientes departamentos sea demostrada en relación con el caso».

Dentro de la campaña comunista contra el ingreso en la OTAN figura la iniciativa de recoger firmas. Tales firmas, como las que también tiene provisto recoger el PSOE, no podrán ser utilizadas para la solicitud de un referéndum, ya que la Constitución excluye, entre otros, los tenias de carácter internacional para la iniciativa popular. Durante los debates constitucionales, la izquierda fue poco favorable a ampliar la iniciativa legislativa popular, por temor a que la derecha y las fuerzas reaccionarias la utilizaran contra las propuestas parlamentarias progresistas. Esta estrategia se ha vuelto ahora en contra de sus patrocinadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de septiembre de 1981

Más información

  • En la Junta de Portavoces, socialistas y comunistas pedirán prioridad para el debate sobre el aceite adulterado