Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GALICIA

Satisfacción general por el nombramiento de Garcia Sabell como delegado del Gobierno

Los gallegos han aceptado con satisfacción general el nombramiento de Domingo García Sabell como delegado del Gobierno central en la comunidad autónoma decisión, al parecer, estrictamente personal del presidente Calvo Sotelo. Desde el nacionalismo radical, que critica la institucionalización del cargo, pero deja a un lado la personalidad del designado, hasta Alianza Popular. todas las tendencias políticas gallegas saludaron, de una manera o de otra, la decisión gubernamental.Hay que reconocer la participación del ministro Pío Cabanillas en una operación política llamada a tener probablemente largo alcance, en la que los gobernantes centrales tuvieron muy en mente la idea de reconducir el proceso autonómico de Galicia hacia cauces de credibilidad y, eficacia por los que no transcurrió hasta el momento.

Francisco Rodríguez. secretario general de la Union del Pueblo Gallego (UPG), contestó ayer a EL PAIS que «se trata de una alternativa lógica desde la perspectiva del Gobierno español y, del fraude autonómico», pero no quiso entrar en la valoración personal de Domingo García Sabell. «Lo que es increíble», dijo, «es que se designe un nuevo jerarca para Galicia, además de los ya existentes. El cargo de delegado es una figura lamentable, que completa la ceremonia iniciada ya por el PSOE al incluir en sus listas algunos galleguistas históricos, con lo que se demuestra que el galleguismo histórico no es más que una especie de muñeco en manos del Gobierno español».

Todas las demás opiniones son abiertamente favorables a la cobertura del cargo con la figura de un prestigioso intelectual, del que Francisco Vázquez, secretario regional del PSOE, destaca «su trayectoria democrática y su galleguismo acreditado, que hacen que sea difícilmente encontrable otro candidato más idóneo». Al igual que el secretario técnico regional de Alianza Popular, José Luis Barreiro, el dirigente socialista critica, sin embargoo, el momento elegido por Calvo Sotelo para cubrir la plaza. «Lo lógico hubiera sido», contestó. «que se esperara a las elecciones de octubre y que la designación hubiera sido negociada entre el nuevo Gobierno autonómico v Madrid. tal como se hizo en Cataluña y en Euskadi».

Para Alfonso Alvarez, secretario general del Partido Galleguista. «García Sabell está incardinado dentro del mundo cultural gallego e indudablemente, posee un concepto bien claro de la entidad nacional de Galicia, por lo que la comunidad autónoma encontrará en él a un hombre esencialmente comprensivo de la realidad».

David Pérez Puga y Antonio Rosón, senadores centristas, recibieron la noticia con evidente satisfacción también. El segundo declaró que el nombramiento «es un motivo de alegría para Galicia». El mismo optimismo no era compartido, sin embargo, ayer por la mañana, en la actual presidencia de la Junta de Galicia, cuyo presidente, José Quiroga, no ocultaba que se enteró de la designación una vez terminado el Consejo de Ministros. porque se hallaba en el Ministerio de Hacienda y se lo preguntó al ministro.

En la izquierda comunista, la noticia fue recibida también satisfactoriamente, hasta el punto de que un miembro ejecutivo del Partido Comunista de Galicia, Emilio Pérez Touriño, declaró que «la personalidad política y la trayectoria humana de García Sabell son merecedoras de todo respeto y consideración».

José Luis Barreiro. de Alianza Popular, resaltó el hecho de que «Se haya nombrado a un gallego representativo, de gran altura científica Y cultural reconocidas».

Un sector de la Academia Gallega, organismo que preside García Sabell, considera poco compatible la dirección de la institución que representa a la cultura gallega con la delegación del Gobierno en Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de agosto de 1981