Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Peligrosas invocaciones

En las declaraciones sumariales de los principales encartados con motivo de los sucesos del 23 de febrero se observan, por lo menos, dos hechos: las contradicciones entre ellos y el deseo de implicar al Rey en el intento de golpe de Estado. Ambos hechos están relacionados íntimamente. ( ... ).Se trata del interés de los encartados en decir que creían actuar en nombre del Rey, que "obedecían órdenes" y que de todas las acciones tenía conocimiento el Estado Mayor del Ejército.

No es tampoco radicalmente nuevo este hecho, pues ya desde la filtración de la declaración sumarial de Tejero se percibía el deseo de implicar al jefe del Estado en la responsabilidad última de los acontecimientos. Que ello responda a una creencia de buena fe de los acusados, o que constituya una estrategia de los abogados defensores, es algo que no estamos en condiciones de dilucidar en este momento. Pero lo cierto es que, como se esperaba, las declaraciones tratan de manchar, o por lo menos de ensombrecer, la figura del Rey, que, contrariamente a tales afirmaciones, mantuvo una actitud enérgica en defensa del orden constitucional y del Estado democrático. ( ... )

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de agosto de 1981