Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Contra el alcalde de Piedrahita

Parece inconcebible e insólito, pero está sucediendo. Y es preciso que se sepa.A la forma autoritaria, presidencial e individualista del alcalde de Piedrahita, que, desentendiéndose de las más elementales reglas democráticas, se aferra al ejercicio del cargo en total y exigua minoría, se une ahora la de convocar sesiones y no hacer acto de presencia en las mismas, sin que sepamos a qué puede obedecer esta postura ni qué pretende con ello, si no es aumentar la desilusión,y el desconcierto, y el consiguiente perjuicio a Piedrahita.

Llevábamos meses sin que fuésemos convocados a sesiones de pleno ni de permanente, infringiendo la ley de Régimen Local, que obliga a la celebración mensual de las sesiones ordinarias (el último pleno ordinario se celebró ¡el 15 de enero!, y la última sesión de permanente, ¡el 31 de marzo!).

Fuimos, por fin, convocados por el alcalde a sesión de permanente para celebrarse el 26 de inayo pasado, sin que ala hora fijadahiciese acto de presencia el alcalde, por lo que hubo de suspenderse tras largo tiempo de espera. Vuelve a convocarnos de nuevo para la semana siguiente y día 2 de junio actual, repitiéndose la ausencia y suspensión consiguiente. Nueva convocatoria (con idéntico orden del día) para celebrar la susodicha sesión el 9 de junio presente, sin que a esta tercera convocatoria tampoco asista el alcalde ni nos envíe, como en las anteriores, ningún tipo de explicación, poi lo que, tras más de media hora de espera, se decidió celebrar la sesión presidida por el primer teniente de alcalde, para así agilizar, al menos, las solicitudes de obras y asuntos pendientes.

Así estamos y así funcionamos desde hace tiempo en e! Ayuntamiento... ¡sin olvidar que, recientemente, una mayoría de concejales, entre los que nos encontramos los tenientes de alcalde, fuimos denunciados por el propio alcalde, ante el Juzgado de Instrucción, por un altercado que con él sostuvimos en la secretaría, al retirarle de la luna del escaparate del Ayuntamiento diversos comunicados que el alcalde había puesto hacía tiempo y que nosostros consideramos improcedentes e irrespetuosos para personas particulares e instituciones! / Concejales del Ayuntamiento de

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1981