Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argelia, sorprendida por el acercamiento libio-marroquí

Al margen de los trabajos preparativos de la cumbre africana de Nairobi, diversas incidencias, en el plano político y militar, ocurridas en las últimas 48 horas, imprimen un nuevo sesgo al conflicto del Sahara occidental. A través de un comunicado autorizado, las autoridades argelinas han acusado el «impacto» de las declaraciones libias sobre un próximo restablecimiento de relaciones entre Rabat y Trípoli. Por su parte, el Frente Polisario, que ha revelado un mensaje de agradecimiento del presidente francés, François Mitterrand, ha vuelto a atacar una posición del Ejército marroquí, al sur del reino alauita y, aparentemente, fuera de la muralla defensiva.

El régimen argelino no tiene, visiblemente, la intención de criticar a su aliado libio por una iniciativa que, hasta el momento, no perjudica al Polisario, aunque el frente saharaui aparezca, sobre el papel, como el «chivo expiatorio» de una reconciliación libio-marroquí. Esta teoría -afirman los argelinos- es harto aventurada en la medida en que Libia y Argelia abogan por una negociación política directa entre Marruecos y el Polisario. Todo aquello que contribuya a esa solución -agregan aquí- no debe ser arrojado a un saco roto.

Sin embargo, un sentimiento de acusada molestia asalta a los argelinos, por el carácter imprevisible del presidente libio. De ahí que la referencia a una «paz justa» se entienda como el resultado de una solución realista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1981