Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El humorista Sir Cámara, absuelto de una querella de Blas Pinar

El humorista Ricardo Cámara Lastra, Sir Cámara, ha sido absuelto por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid del delito de injurias y calumnia, del que era acusado por querella promovida por el presidente de Fuerza Nueva, Blas Piñar. El querellante había solicitado un total de más de veinticuatro años de privación de libertad para el humorista, así como una indemnización de seis millones de pesetas, por estimar injuriosas y calumniosas ciertas frases contenidas en el libro De la Moncloa a los Mundiales, editado en septiembre de 1970 y del que es autor Sir Cámara.El libro, que contiene ilustraciones o dibujos humorísticos satirizando la actuación de los personajes de mayor relieve político, se refería a Blas Piñar como notario de Madrid, dirigente máximo del partido ultraderechista Fuerza Nueva y responsable de gran cantidad de palizas, atentados y amenazas, y se hacía referencia a relaciones de Fuerza Nueva con organizaciones fascistas italianas.

La sentencia absolutoria dictada en el caso resalta que en el texto no existe ninguna imputación al querellante de un hecho delictivo de terminado, haciéndose simple mente referencias generalizadas a corrientes ideológicas que pudieran inspirar a los autores de los más execrables actos violentos, cual es el conocido caso del asesinato de los abogados laboralistas, cuyas responsabilidades ya fueron debidamente depuradas por tribunales competentes. En lo que se refiere a la reputación privada del querellante, la sentencia señala «que nada en absoluto se advierte en la cuestionada publicación que la haga desmerecer, tanto a lo que se refiere a la dignísima profesión de notario que ostenta como en lo que atañe a su vida privada, pues es únicamente en su actividad pública y estrictamente política en la que, al igual que a otros políticos de signo bien distinto, como los señores Suárez y Carrillo, se ataca con satírica mordacidad».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 1981