Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Femando Abril, optimísta sobre el futuro de la autonomía valenciana

El presidente de la Unión de Centro Democrático (UCD) valenciana, Ferúando Abril, manifestó ayer en una conferencia de Prensa que no ve grandes dificultades para llegar a un acuerdo sobre la autonomía entre su partido, el Partido Socialista del País Valenciano (PSPV-PSOE) y el Partido Comunista del País Valenciano (PCPV).Abril indicó que de los dos principales temas de discrepancia -la función de las diputaciones provinciales y los símbolos- en el primero se puede llegar pronto a un acuerdo, y en el segundo no es necesario que quede fijada en el Estatuto y podría ser, en última instancia, determinado por el Congreso de los Diputados y el Senado. Abril negó que en los últimos días se hayan endurecido las posturas de UCD en las negocia ciones mantenidas en Madrid con los partidos de izquierda, aunque fuentes socialistas indicaron ayer a EL PAIS que efectivamente se produjo esta circunstancia.

El presidente ucedista dijo que tras el largo período de conversaciones entre UCD, PSOE y PCE hay en este momento una «amplisima zona de acuerdos» sobre el contenido del futuro-Estatulo autonómico. «Todos coincidimos», señaló, «en que el techo de competencias tiene que ser igual al de otros estatutos, como por ejemplo el de Cataluña».

Mientras que, según Abril, unas tres cuartas partes del Estatuto están ya consensuadas, el desacuerdo persiste en dos grandes temas: las relaciones entre las diputaciones y la comunidad autónoma y los símbolos de la misma (bandera y denominación). En el primero de estos apartados, Abril dijo que el acuerdo abarca un 80%, y la divergencia no llega al 20% restante.

El presidente ucedista basó la postura adoptada por UCD de mantener y potenciar las competencias de las diputaciones provinciales en la necesidad del respeto a la identidad provincial a través del respeto a su forma representativa, lo que sería «una exigencia para la consolidación de la democracia y para un proceso de autonomía serio y responsable».

El mantenimiento lo explicó como el respeto a las competencias legalmente atribuidas en la actualidad a las diputaciones y la potenciación como el traspaso de la ejecución de determinadas competencias transferidas a la comunidad que razonablemente sean susceptibles de ser llevadas a cabo por entidades inferiores al Consejo del País Valenciano.

Polémica por la bandera

En lo referente a la bandera -socialistas y comunistas propugnan la cuatribarrada con un símbolo que la diferencie de la catalana,, y ucedistas la cuatribarrada con franja azul-, dijo que, «este único punto no debe impedir la tramitación final del estatuto» y que éste se puede redactar bajo la .base de la unidad con esa única divergencia, ya que otros órganos estatales podrán decidir al respecto.En cuanto a la lengua, señaló que hay acuerdo sobre la lengua valenciana como propia de la comunidad, con reconocimiento del derecho a usar valenciano y castellano, pero sin la obligatoriedad del conocimiento de la primera como respeto a los castellano parlantes. Hay acuerdo también en la cooficialidad.

Fuentes socialistas, no obstante, indicaron que el término lengua valenciana no figura en los acuerdos, ya que supondría reconocer como lingüísticamente diferente el valenciano de la lengua catalana y que sí se habla el valenciano, en lo que están de acuerdo

Estas mismas fuentes indicaron que, aunque UCD ofrece de palabra los mismos techos que a otras comunidades, intenta en la práctica que las competencias sean ejecutadas por las diputaciones, de donde procederían las discrepancias planteadas por el PSOE, y no de «veleidades catalanas».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 1981