Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultimada la remodelación de la Diputación General de Aragón

Gaspar Castellano es el candidato designado por UCD de Aragón para la presidencia de la Diputación General, en sustitución de Juan Antonio Bolea. El acuerdo habrá de ser ratificado posteriormente por la Asamblea de Parlamentarios, pero como mera formalidad, ya que en ella ostenta la mayoría el partido centrista.Castellano es consejero del órgano preautonómico aragonés en su calidad de presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, cargo que por esta razón seguirá ostentando, y salió triunfante frente al senador turolense José Angel Biel, que continuará ocupando la secretaría general.

La concentración en una sola persona de los más importantes centros de poder de la región -la Diputación de Zaragoza con la capacidad de maniobra que le otorga su abultado presupuesto económico y la representación política de Aragón- puede aumentar los recelos en Huesca y Teruel, provincias que siempre han mostrado preocupación por caer en un nuevo centralismo con Zaragoza. De hecho, esta circunstancia produjo rechazos dentro del propio comité ucedista, que, aun así, decidió decir a los informadores que los acuerdos habían sido tomados por unanimidad.

Gaspar Castellano es un hombre de marcada ambición política. Ha conocido una irresistible ascensión, jalonada con pasos cautos y seguros. Poco a poco se fue convirtiendo en una persona clave en la UCD aragonesa. Entró a formar parte del consejo político nacional de UCD, mientras Bolea era el único presidente de organismos preautonómicos que quedó fuera de él.

Como causas de las dimisiones en la Diputación General, se adujo que el trabajo a realizar precisaba la dedicación plena que no podían darle los parlamentarios. La mayor parte de ellos han sido reelegidos y los sustitutos clave van a tener un agobiante pluriempleo.

En el momento de su designación, el virtual presidente, que nunca se ha destacado por sus con cepciones regionalistas y que tiene una marcada preferencia por la idea de «la provincia», se declaró ante todo miembro de UCD y partidario de una autonomía «a la aragonesa» llena del más profundo españolismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 1981