Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:TRIBUNA LIBRE

La otra alternativa del Icona

Es tan importante el patrimonio natural de un país y tan fundamental el uso sostenido de los recursos naturales renovables que se impone una seria reflexión sobre el tema. De aquí al año 2000, el capital naturaleza aumentará su rentabilidad a tasas seguramente insospechadas, y eso hace prioritarias la existencia y actuación de un ente estatal que lo gerencie y de un plan estratégico que lo avale.Ya hemos señalado en este mismo periódico (véase EL PAIS de 2-7-1980) que los problemas del medio ambiente deben ser evaluados y tratados de diferente manera que los de la naturaleza propiamente dichos. Pues bien, el Icona, organismo autónomo dependiente del Ministerio de Agricultura en nuestro país, es hoy, por desgracia, un ente anquilosado, desfasado e incapaz de solucionar la compleja problemática del medio natural. Y no porque no existan funcionarios capaces de llevarla a cabo; al contrario, los ha, , y de una categoría Yexcepcional que no admite discusiones, sino porque sus estructuras, sus políticas y sus líneas directrices impiden cualquier acción coordinada y a largo plazo.

El Icona va dando bandazos, va remendando desgarrones que son ya irrecuperables, está politizado hasta la médula, tiene un gran complejo de. inferioridad frente al MOPU, y todo ello básicamente por no tener una estrategia y un plan coherente a corto, a medio y a largo plazo.Todo esto hace que su imagen de puertas afuera se deteriore por momentos y de puertas adentro cunda el desánimo entre su gente más preparada. En el Icona falta una cabeza rectriz, un auténtico conservador de la naturaleza, que busque realmente las raíces de una utilización sostenida de nuestro patrimonio natural y no se quede únicamente en el follaje. En el Icona. hace falta un equipo gerencial multidisciplin ario que abarque y comprenda toda la problemática del medio natural. En el Icona hace falta, sobre todo, un nuevo esquema y una nueva estructura.

Por eso creo que es urgente que el Icona se transforme totalmente: que cambie de nombre y de imagen, que cambie de ministerio y, si la situación económica del país no permite la creación de un nuevo ministerio, que al menos se transforme en una secretaría de Estado dependiente de Presidencia; que cambie su estructura interna y sus desfasadas subdirecciones, que confeccione un plan urgente a corto, medio y largo plazo de acuerdo básicamente con el documento Estrategia mundial de conservación, presentado oficialmente en todo el mundo el pasado 5 de marzo.

Aunque se cambien las personas en la gerencia del leona mientras se mantenga su estructura, seguirá sin poder cumplir la importante responsabilidad que tiene frente a todos los españoles. Y para los tiempos difíciles que se nos avecinan esto lo considero prioritario para el país.

El plan estratégico es lo que debe avalar y justificar a este organismo del Estado. Y este plan debe ser sometido a todas las fuerzas políticas en el Congreso y en el Senado. El patrimonio natural es de todos los españoles y su conservación nos atañe a todos. Es absurdo que se rechacen de plano propuestas serias y que firmaríamos todos, por parte del Gobierno, únicamente por el hecho de proceder la idea de una fuerza política diferente de la que hoy está en el poder.

El patrimonio natural adquiere hoy una importancia capital, ya que de él va a depender en gran parte el futuro económico de nuestro país y no puede ser la única bandera de un solo partido político. Estoy convencido que estas ideas las compartimos la gran mayoría de los que estamos preocupados por estos temas.

Luis Blas Aritio es vicepresidente de la Fundación para la Ecología y Protección del Medio Ambiente (FEPMA).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 1981