Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obispos polacos piden "orden y paciencia"

La Iglesia católica polaca ha lanzado un llamamiento a los obreros para mantener «el orden, la disciplina y la paciencia», basándose en «la difícil situación» socio-económica del país.Un comunicado de la Conferencia Episcopal sé refiere a los sindicatos libres como «gran esperanza» si concentran su trabajo en las defensas socio-profesionales de los obreros, para añadir que «no se puede perder de vista el bien supremo de la patria, que es su libertad y soberanía». Según los obispos, Polonia no debe ser «el país del desorden» ni «el país de los prisioneros».

Esta toma de posición conciliadora contrasta con una reciente intervención del cardenal primado, Stefan Wyszinsky, en apoyo de la sindicación de los agricultores, en franca oposición con los deseos de las autoridades.

Mientras tanto, las tensiones permanecen en el terreno social y en el interior del propio partido comunista polaco (POUP).

El MKZ, sindicato regional independiente, de Radom mantiene su convocatoria de huelga para el próximo día 18, si antes no han sido depurados los responsables de la represión obrera en junio de 1976. Según el periódico Zycie Warszawy, órgano oficioso del Gobierno, el próximo lunes está previsto un pleno del POUP de Radom para tratar «cambios de personas».

Sin embargo, la detención preventiva ayer del disidente y figura de primera línea del Comité de Autodefensa Socíal (KOR) Adam Michnik, puede provocar un estallido de varios MKZ, en concreto, el de Wroclaw, que días atrás nombró « una guardia personal » de protección al disidente.

A Michnik, al igual que su compañero del KOR Jacek Kuron, se le obliga a presentarse en comisaría varias veces por semana y no abandonar Varsovia sin autorización. Michnik declaró que no obedecerá la orden, al igual que Kuron, quien no se presentó el pasado jueves en la comisaría de su distrito como se le había ordenado.

Asimismo, las disensiones en el seno del POUP han reaparecido. El primer secretario, Stanislaw Kania, expresó el pasado jueves, en el transcurso de una reunión preparatoria del IX Congreso extraordinario del partido, su firme condena de las «campañas antisemitas», como la manifestación del pasado domingo, al parecer organizada por el Ministerio del Interior y el sector «duro» del partido.

En la misma reunión, Stefan Wyzinsski, conocido por su línea dura frente a los sindicatos independientes: profirió algunas críticas indirectas a la gestión del general Jaruzelski, al decir que «la tregua social de noventa días ha tenido efectos positivos, pero no ha terminado con las amenazas para el socialismo».

La reunión convocó, para el próximo mes de abril, el IX pleno del Comité Central, cuyo principal cometido será fijar la fecha del congreso extraordinario del POUP, anunciado para finales de este mes, pero que va siendo retrasado, al parecer, por las divergencias en el seno del propio partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 1981