Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Pesca

Los peces desaparecen de los embalses

Veintitrés grandes embalses españoles están muriendo lentamente. Según un estudio realizado por el profesor Margalef, la vida va desapareciendo en ellos a consecuencia de la eutrofización, proceso que se desarrolla cuando reciben una cantidad elevada de nutrientes que ocasionan una disminución de los niveles de oxígeno disuelto, lo que provoca un cierto tipo de contaminación que va en deterioro de la calidad del agua.Este proceso va actualmente en aumento y con él van disminuyendo las posibilidades de pesca, sencillamente porque los peces se mueren. Los embalses de San Juan, Burguillo, Gabriel y Galán, Alcántara, Rosarito, Cazalegas, Santillana, Valdecañas, Torcón, y Valmayor son, entre otros, los que principalmente están sometidos a la eutrofización.

La consecuencia inmediata del proceso es un denso crecimiento de algas en las capas superficiales del agua, que llega a formar una capa verde espesa e impide la penetración de la luz, con lo que la producción de oxígeno por parte de los vegetales tiende a agotarse. Con tales condiciones tienden a desaparecer los peces que necesitan altas concentraciones de oxígeno disuelto y aguas frías. Los únicos que pueden sobrevivir, si la situación no es crítica, son la carpa y la tenca.

El proceso de eutrofización, al menos cuando se produce de forma rápida, como es el caso, está provocado por el hombre y sus actividades. Los mayores aportes de nutrientes, causantes del proceso, proceden de vertidos de aguas residuales y, en menor grado, de los trabajos agrícola y ganadero. La amenaza que tienen ante sí los embalses es real porque todos son masas de agua estancada que reciben afluentes con mayor o menor cantidad de nutrientes. El problema es más acusado en aquellos embalses cercanos a los grandes núcleos urbanos y a urbanizaciones que no cuentan con buenos sistemas de desagüe, al verter indiscriminadamente los residuos orgánicos en los embalses próximos.

La solución que se ha experimentado para combatir la eutrofización, realizada en El Vellón por el Icona, es la de retirar del agua los nutrientes. Estos, además, pueden ser útiles al hombre una vez transformados en materia orgánica. La otra solución, la de desviar o depurar los afluentes que son causa de la contaminación, parece más complicada.

Desveda de salmónidos en aguas internacionales del Bidasoa

A partir del próximo domingo podrán pescarse la trucha y el salmón en las aguas internacionales del río Bidasoa, según informaciones de la agencia Efe. Las medidas mínimas para estas especies serán de 20 y 45 centímetros, respectivamente, según acuerdo con el convenio internacional.

En las aguas nacionales del río Bidasoa, desde Endarlazán, en el límite de Guipúzcoa con Navarra, hasta su nacimiento, la desveda será a mediados del próximo mes, como en los restantes ríos españoles.

Por otro lado, en los próximos días el leona, integrado en la Consejería de Agricultura, comenzará su habitual campaña de repoblación piscícola en los ríos de la provincia de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 1981