Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerrilla salvadoreña parece haber iniciado una nueva ofensiva general

Una segunda ofensiva bélica parece haber sido iniciada por las fuerzas insurgentes contra el Gobierno cívico-militar salvadoreño, mientras medio país quedó sin energía eléctrica a consecuencia de la explosión de bombas en varias centrales.

Mientras duró el apagón, siete horas, en la capital salvadoreña se registraron frecuentes tiroteos, y en algunas zonas se escucharon esporádicamente las sirenas de ambulancias y coches de la policía, sobre todo en el barrio sureste de la ciudad.Las acciones militares guerrilleras ocurrieron en Santa Clara (San Vicente), a sesenta kilómetros al este de la capital, y en los cantones (aldeas) de Santa Elena y La Esperanza. Los lugares afectados por la ofensiva izquierdista son grupos de caseríos poco poblados.

En la periferia norte de San Salvador hubo enfrentamientos, desde primeras horas, en las zonas de San Antonio, Abad, Colonia Zacamil, Ayutustepeque, San Ramón y Mejicanos.

Disturbios como la quema de una gasolinera y de varios vehículos, así como estos enfrentamientos en los barrios periféricos, parecen casi repetición de los ocurridos el sábado 10 de enero, por la tarde, que significaron el comienzo de la ofensiva general.

Según un portavoz militar, «un camión con armamento soviético fue interceptado en la frontera con Honduras por fuerzas hondureñas, pero suponemos que otros dos ya entraron en territorio salvadoreño».

«La información que tenemos», dijo el portavoz oficial, «es que se trataba de tres camiones, de los que solamente uno pudo ser detectado a tiempo».

La guerrilla salvadoreña, según fuentes bien informadas, estaría reagrupándose para poder mantener esta segunda ofensiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1981