Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Breznev confirma la pertenencia de Afganistán a la órbita soviética

Los discursos pronunciados el jueves en el Kremlin por el dirigente soviético Leónidas Breznev y el presidente afgano, Babrak Karmal, ponen de manifiesto que, en la práctica, Afganistán puede considerarse, por el momento, un país socialista dentro de la órbita soviética.Durante las conversaciones que se han celebrado en Moscú entre los máximos dirigentes del Politburó soviético (Breznev, Tijonov, Andropov, Grorniko y Ponomariov) y los afganos (Karmal, el viceprimer ministro, Sultan Alí, y los ministros de Exterior y de Defensa, Mohamed Dust y Muhamad Rafi) se ha puesto bien en claro que los soviéticos consideran que las vinculaciones URSS-Afganistán están predeterminadas por su «inmutabilidad y solidez».

Por su parte, la delegación afgana dejó bien sentado el papel dirigente y único del Partido Democrático Popular de Afganistán en las reformas socioeconómicas de ese país y la necesidad de que la ayuda soviética se mantenga indefinidamente.

Para indicar que la URSS permanece imperturbable en el asunto de Afganistán, pese a las críticas y a las represalias, son especialmente significativas las palabras que la agencia Tass pone en boca de Breznev durante las negociaciones con la delegación afgana.

«No hay duda», dijo el dirigente soviético, «que los intentos de cambiar el carácter de la revolución afgana y poner en tela de juicio la legitimidad del Gobierno de Kabul están condenados a fracasar. La Unión Soviética también apoyará en adelante, y consecuentemente, a Afganistán amigo y no alineado».

La URSS, subrayó Breznev en e Kremlin, cumplirá todos sus deberes internacionalistas hacia Afganistán, lo que significa, en síntesis que la Unión Soviética considera a Afganistán como claramente integrado en el campo socialista, a efectos internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 1980