El maquinista del "Galgomar" pide al Gobierno "que se acuerde de nosotros"

Dolores Abeijón, esposa de Manuel Fernández García, maquinista del pesquero Galgomar, en poder del Frente Polisario desde hace cuatro meses, ha recibido en La Coruña una carta de su marido escrita el 17 de julio, pero puesta en el correo, en Argel, con bastante posterioridad.En la carta -de cuya existencia ya informó EL PAÍS-, Manuel Fernández reconoce la lucha del Polisario; dice que todos los ocupantes del barco se encuentran bien y pide al Gobierno «que se acuerde un poco de nosotros».

El maquinista del Galgomar escribe: «Estoy en compañía de un pueblo que hasta ahora no conocía, pero, ahora que le conozco, reconozco su causa por la cual lucha. Este pueblo es el Frente Polisario. Yo aquí estoy muy bien tratado. Es un pueblo muy humano».

Manuel Fernández habla de sus padecimientos del aparato digestivo y afirma que tiene dolores de estómago -«ya le dolió; está operado y este verano tenían que haberle intervenido de nuevo», explica su mujer

También dice que escucha el parte todas las noches. Y con

tinúa: «Los componentes del barco estamos todos bien, espe rando que nuestra causa se resuelva. A ver si nuestro Gobierno colabora en nuestra causa y se acuerda un poco de nosotros, que creo que ya está bien».

Dolores Abeijón opina que la carita de su marido «dice mucho y no dice nada». Tras las frases anteriores, Manuel Fernández pide a su mujer que no les prive de nada a los niños, dentro de lo que pueda. Por otra parte, en círculos de los pescadores apresados por el Polisario se valoran de forma negativa las recientes declaraciones del secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Carlos Robles Piquer, en el sentido de que los citados pescadores se encontraban en un campo de concentración.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS