Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conflictos entre el Gobierno peruano y la Guardia Civil de ese país

La destitución por el Gobierno del director de la Guardia Civil peruana, teniente general Juan Humberto Balaguer, ha creado malestar en este cuerpo policial. Un numeroso grupo de oficiales se encuentra reunido en el comando de la Guardia Civil para estudiar la situación planteada y, según algunas fuentes, rechazan el nombramiento del general Humberto Catter Arredondo como nuevo director. Una representación de estos oficiales se ha entrevistado con el presidente Fernando Belaúnde para expresar su malestar.El Gobierno peruano, en una decisión fulminante, destituyó, el viernes, al general Balaguer y nombró como sustituto a Catter Arredondo, que prestó juramento por la tarde.

La destitución se produjo después de que el ministro del Interior, José María de la Jara, desautorizara el jueves tajantemente unas declaraciones de Balaguer sobre la existencia de un «plan premeditado» de la extrema izquierda para provocar el caos en el país.

Un grupo numeroso de oficiales y personal subalterno expresó su apoyo a Balaguer en una reunión imprevista que hicieron ayer, por la mañana, en un patio del Ministerio del Interior, donde también se encuentra la sede de la Guardia Civil.

La decisión de destituir al general Balaguer del mando de la Guardia Civil, un poderoso cuerpo policial de 30.000 hombres, se produjo en el Consejo de Ministros celebrado la tarde del jueves.

Un comunicado oficial del Ministerio del Interior informó que ni la dirección superior de la Guardia Civil, ni la de los otros dos institutos policiales «están facultados para hacer declaraciones públicas de tipo político».

El comunicado añade que el teniente general Juan Balaguer «ha perdido la confianza del ministro del Interior».

A lo largo de la tarde del viernes, los directores de la Policía de Investigación de Perú (PIP) y de la Guardia Republicana visitaron a De la Jara para expresarle su apoyo.

El problema surgido en la Guardia Civil aparece como el más grave que enfrenta el Gobierno del presidente Belaúnde desde que comenzó a trabajar, el pasado 28 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 1980