Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Henán Siles Zuazo forma un Gobierno boliviano en la clandestinidad

El vencedor de las elecciones presidenciales bolivianas del pasado mes y líder de la Unión Democrática Popular, Hernán Siles Zuazo, ha formado un Gobierno en la clandestinidad integrado por personalidades de centro-izquierda, según reveló la agencia norteamericana United Press International. Por otra parte, las unidades militares de Cochabamba habrían decidido no acatar las órdenes procedentes del Gobierno militar de La Paz, según insistentes rumores que circulan en la capital boliviana.

Los militares de Cochabamba, localidad situada en el sureste del país, al frente de los cuales se encuentra el general Mario Vargas, habían expresado anteriormente sus discrepancias con la forma de llevar el «proceso» por parte de García Meza.El Gabinete clandestino, respaldado por la UDP, pero al que podrían apoyar, según Siles Zuazo, otras fuentes democráticas, ha pedido a todos los embajadores en el extranjero del Gobierno de Lidia Gueiler que le representen.

La creación del Gabinete se explica, según los observadores, por el desprestigio internacional de la Junta Militar en el poder, dirigida por García Meza. Hasta el momento, el Gobierno, producto del golpe militar del 17 de julio no ha sido reconocido internacionalmente, a pesar de haber conseguido consolidarse en el interior. Ni siquiera los países ideológicamente próximos al nuevo régimen militar boliviano, como Uruguay y Argentina, han reconocido formalmente al Gabinete militar.

Con la formación de un Gobierno en la clandestinidad, las fuerzas de oposición tratan de retrasar el reconocimiento del nuevo régimen o incluso de conseguir su propio reconocimiento por parte de algunos países del Pacto Andino o México y Cuba.

Pero los observadores ponen de relieve que Hernán Siles Zuazo carece de toda legalidad jurídica para formar Gobierno y que sólo un Gabinete formado por la derroca da presidenta Lidia Guciler, actualmente incomunicada en la nunciatura de La Paz, tendría una existencia juridica legal.

Para intentar forzar su reconocimiento, el régimen militar se niega a otorgar salvoconductos para, abandonar Bolivia a los adversarios, aproximadamente un centenar, refugiados en embajadas cuyos países no lo han reconocido. Las principales sedes diplomáticas afectadas por la medida son las de Venezuela, México y Costa Rica. Además de un Gobierno en la clandestinidad, los partidos políticos bolivianos proyectan formar un frente unido de resistencia al régimen militar.

En una entrevista concedida a la televisión peruana desde la clandestinidad, Hernán Siles Zuazo anunció que su formación estudiaba integrarse, junto con otros partidos políticos, en un frente de defensa de la democracia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 1980

Más información

  • Unidades militares de Cochabamba desobedecen a García Meza