Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zenko Suzuki se convertirá mañana en primer ministro japonés

Con la elección de Zenko Suzuki, un político prácticamente desconocido en el extranjero, como presidente del Partido Liberal Demócrata (PLD), en el poder, y su próximo acceso a la jefatura del Gobierno japonés, se pone fin a una seria crisis política que ha durado dos meses justos y de la que los liberaldemócratas han salido reforzados.

Suzuki, de 69 años de edad, fue elegido ayer por aclamación líder del PLD por los 424 representantes que el partido gubernamental tiene en las dos cámaras de la Dieta (Parlamento). La sólida victoria de los liberaldemócratas en las elecciones del pasado 22 de junio es una garantía de que cuando mañana jueves se reúna la Cámara de los Diputados para elegir al nuevo primer ministro del país, Suzuki será el vencedor.La crisis comenzó el 16 de mayo, cuando las rivalidades entre facciones del Partido Liberal Demócrata hicieron perder una votación parlamentaria de confianza al entonces primer ministro, Masayoshi Ohira. Contra lo que esperaban sus enemigos Ohira disolvió la Cámara de los Diputados y convocó nuevas elecciones. La repentina muerte de Ohira, el pasado 12 de junio complicó aún más la situación y dejó sin líder al partido que ha gobernado Japón durante el último cuarto de siglo.

Los japoneses votaron por la continuidad y el PLD obtuvo su mayor victoria electoral en una docena de años, ampliando el número de sus diputados en las dos cámaras de la Dieta. El problema más serio comenzó, sin embargo, entonces, cuando las distintas facciones del partido iniciaron los movimientos para colocar a sus respectivos candidatos al frente del PLD y, por consiguiente, del Gobierno nipón.

La elección de Zenko Suzuki es, al mismo tiempo, el resultado de un compromiso entre los oyabun, los miembros más destacados del partido, y la constatación de quekakuel Tanaka continúa siendo una figura de enorme poder e influencia dentro del PLD.

El ex primer ministro, que dimitió de su cargo como consecuencia del escándalo Lockheed, y que está procesado actualmente bajo la acusación de haber aceptado un soborno de dos millones de dólares, es una personalidad con la que hay que contar a la hora de elegir un nuevo jefe del Ejecutivo. Suzuki ha estado siempre muy vinculado a Tanaka.

El nombramiento de Suzuki supone también la derrota de los tres candidatos que, apoyados por distintas facciones, figuraban en todas las quinielas electorales: Nakasone, Komoto y Miyazawa. Las tensiones internas eran tan grandes que ninguno de los tres podía ganar la presidencia del PLD y se ha optado por una solución de compromiso encarnada en Suzuki, quien cuenta desde luego con el respaldo decisivo de la «Iínea principal» del partido, formada por las facciones de Tanaka, Nakasone y la que dirigía el difunto Ohira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1980

Más información

  • El partido gubernamental optó por una solución de compromiso