Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión de poderes de la OIT admite a USO y a CSUT

La comisión de verificación de poderes de la 66ª Conferencia Internacional del Trabajo dictaminó que «no hay lugar a retener la protesta» de CC OO y UGT en contra de la participación de USO y CSUT en la delegación española de trabajadores.

A raíz de este dictamen, Angel Otero, de USO, emitió ayer una declaración por escrito, en la que denuncia «a la delegación de UGT y CC OO, así como algún medio de comunicación, la manipulación de la realidad, cuando, a pesar», dice, «del intento de estas centrales, conseguimos para USO, en mi persona, con el apoyo de la CMT, que el día 12 se me aceptara en las comisiones de trabajo ».En el punto quinto de su declaración, Otero se pregunta «cómo CC OO y UGT pueden restituir el daño ocasionado, al impedir al delegado de USO participar durante los diez primeros días de la conferencia en los trabajos de la misma».

En la declaración se afirma, por otra parte, que USO tiene una representatividad real, que oscila alrededor del 10%», a pesar de que la documentación presentada habla de cifras próximas al 4%».

Otero sostiene además que «el sectarismo del que han hecho gala, una vez más, los compañeros de CC OO y UGT se ha vuelto contra ellos, y especialmente contra UGT, pues cuando la OIT dice que, según la documentación presentada, la USO es una central con un pequeño porcentaje de representación, añade que la UGT sólo tiene el 19 % ».

Al conocer la declaración de la USO respecto al dictamen de la comisión de verificación de poderes, José Antonio Aguiriano, de UGT, comentó que «la USO ha asumido ya su papel de portavoz del Gobierno o de apéndice del mismo».

En realidad, la comisión señala el carácter de que «resultaba dudoso que aquellas organizaciones », es decir, USO y CSUT, «pudieran considerarse entre las más representativas, en el sentido del artículo 3, párrafo 5, de la constitución » de la OIT.

La comisión añade también que «desea, sin embargo, recordar que los Gobiernos deberían siempre esforzarse en obtener el acuerdo de todas las organizaciones de trabajadores más representativas al nombrar a los delegados a la Conferencia Internacional de Trabajo».

Este dictamen sirve -afirmó Aguiriano- para que el Gobierno, en años sucesivos, respete la constitución de la OIT

Resulta curioso que la USO invoque el tema de los gastos de instancia de sus delegados, y no mencione el dinero que cuesta al contribuyente la ayuda financiera que le está proporcionando el Gobierno, concluyó .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de junio de 1980