Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Vigo el "grapo" Hierro Chomón, fugado en diciembre de la cárcel de Zamora

La policía de Vigo detuvo ayer a Fernando Hierro Chomón, uno de los elementos más buscados de los GRAPO (Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre) desde su fuga el pasado día 18 de diciembre del penal de Zamora.

Fernando Hierro resultó herido de bala en la pantorrilla izquierda, después de haber sido acorralado en un almacén de estanterías metálicas en la Travesía de Vigo, en esta ciudad. También fue acorralado, pero logró huir, un acompañante de Hierro Chomón, que, según una nota del Gobierno Civil de Pontevedra, fue identificado como Abelardo Collazo Araujo, otro máximo dirigente de los GRAPO, también fugado de la cárcel de Zamora. Ambos están implicados, entre otros delitos, en los secuestros de Oriol y Villaescusa.A la hora de cerrar esta edición se afirmaba que la policía tenía acorralado al fugitivo en un barrio periférico de la ciudad, pero no es posible comprobar la veracidad de esta información, dada la confusión generada a lo largo de la tarde por noticias contradictorias. Una primera nota oficial, facilitada por el gabinete de prensa de la Jefatura Superior de Policía de Galicia, ni siquiera establecía la identidad del acompañante de Fernando Hierro, y fue una nota posterior del Gobierno Civil de Pontevedra la que dijo que se trata de Abelardo Collazo.

La operación contra estos dos peligrosos elementos de los GRAPO se inició al denunciar un taxista el robo a punta de pistola de su vehículo sobre las once de la mañana de ayer. A las 11.30 horas, los dos agresores del taxista, al que dejaron abandonado en el extrarradio, atracaron una sucursal del Banco Hispano Americano, en la avenida de Las Camelias, donde se hicieron con un botín de medio millón de pesetas.

Poco después del mediodía un coche de la policía avisaba a la comisaría de que Fernando Hierro Chomón caminaba a pie por una calle del populoso barrio de El Calvario, en compañía de otra persona, que, en principio, creyeron que se trataba de Juan Martín Luna, otro de los fugados del penal de Zamora. Los dos, al intuir que habían sido descubiertos, pese a que el coche oficial no llevaba distintivo alguno, sacaron sus pistolas, lo que obligó al conductor del coche a desviarse de la posible línea de tiro.

Desde ese momento, se amplió la operación del cerco consiguiendo acorralar a los dos grapos entre las calles Doblada y Travesía de Vigo. Hierro y su acompañante se refugiaron en un almacén de estanterías metálicas en cuyo interior había tres personas. La policía indicó a los tres empleados que saliesen y fue disparado al interior un bote de humo. El acompañante de Hierro Chomón parece que encontró rápidamente una salida posterior, pero éste se quedó agazapado, posiblemente después de recibir un tiro efectuado por un agente de la policía, en la pierna izquierda. Cuando fue detenido tenía en la mano una pistola montada, pero parece que no llegó a dispararla. Inmediatamente fue trasladado a la residencia de la Seguridad Social, donde se le apreció una herida menos grave en la pierna, que no interesaba el hueso. Conducido después a la comisaría de Policía, estaba siendo interrogado en el momento de transmitir esta información. Al parecer va a ser trasladado en breve a Madrid »

Sobre la una y media de la tarde, aunque circulan versiones no coincidentes, parece que fue visto en el barrio de El Calvario Abelardo Collazo, sobre el que disparó la policía. Aunque no hay seguridad al respecto, posiblemente haya sido herido. A última hora se tenía la impresión de que Collazo había sido acorralado en las proximidades del lugar en que fue visto, pero la operación, en la que actúan más de 150 agentes de los cuerpos policiales, continuaba.

El 19 de diciembre de 1979, Enrique Cerdán Calixto, Abelardo Collazo Araujo, Fernando Hierro Chomón, Francisco Brotons Beneyto y Juan Martín Luna, considerados los auténticos cerebros de los GRAPO, se fugaron de la cárcel de Zamora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 1980

Más información

  • La policía sigue tras la pista de Abelardo Collazo