Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Breve encuentro de los ministros de Exteriores de Portugal y España

La visita de Marcelino Oreja a Lisboa, para presidir la reunión anual de la comisión luso-española de amistad y cooperación creada por el tratado bilateral de septiembre de 1977, ha permitido un encuentro de los ministros de Exteriores de Portugal y España. Oreja es el primer miembro del Gobierno de Madrid que visita Portugal, después de la victoria electoral de la coalición de centro-derecha, cuya campaña apoya UCD.

Observadores portugueses se muestran extrañados, de que el cambio de Gobierno en Lisboa haya producido tan pocos efectos visibles en las relaciones bilaterales de ambos países. Las posiciones duras asumidas por el Gobierno de Lisboa respecto a la cuestión de Afganistán, los ataques al tercermundismo y el alineamiento con los «halcones» de la OTAN, contrastan con el eclecticismo y pragmatismo de Madrid.

Algunas de las consecuencias de esta disparidad de criterios han causado cierto escándalo en Lisboa.

A pesar del trabajo desarrollado por las comisiones especializadas del tratado luso-español y de la satisfacción moral por la firma de varios acuerdos sobre seguridad de las centrales nucleares y otros de tipo cultural, la reunión de ayer, por su brevedad y formalismo, poco debe haber modificado el nivel de relaciones existente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 1980