Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación Foral de Alava fija subvenciones a las retenciones impositivas de los trabajadores

La Diputación Foral de Alava aprobó ayer un dictamen por el que durante el actual ejercicio se aplicarán unas subvenciones compensatorias, en las retenciones en la fuente derivadas de la aplicación del impuesto sobre la renta de las personas físicas, para trabajadores con ingresos iguales o inferiores a 799.000 pesetas anuales. La medida, que será efectiva a partir de enero, con efectos retroactivos, viene a prolongar y adecuar al nuevo año una práctica que ya se llevó a cabo, por primera vez, el año pasado.Los motivos de la misma radican en que al establecerse el nuevo impuesto sobre la renta, en vigor a partir del 1 de enero de 1979, no se mantenía una normativa especial para las rentas, de un determinado nivel, derivadas del trabajo, que la Diputación Foral venía aplicando en el impuesto de los rendimientos del trabajo personal. Como es sabido, este impuesto ha quedado absorbido dentro del nuevo del impuesto sobre la renta, con lo que la exacción de éste con las mismas tablas marcadas por el reglamento del Estado suponía un fuerte incremento fiscal respecto a la situación anterior, que algunas centrales han cifrado en. más del 35% de un año a otro.

En líneas generales, las subvenciones aprobadas son las siguientes: hasta las 500.000 pesetas anuales, las subvenciones serán equivalentes a la cuota de retención que resulte, con lo que en estos casos prácticamente hay supresión de las retenciones. El año pasado para este tramo se daban 25.200 pesetas por todo el año. Desde quinientas a 750.000 pesetas se establecen unas cifras anuales de subvención, a distribuir a través de las empresas como aminoración de las retenciones mensuales, que van de 18.900 a 21.000 pesetas anuales (según número de hijos). El año pasado, las cantidades entregadas en estos casos -aunque el límite superior estaba en las 725.000 pesetas de ingresos anuales- fueron de 16. 100 a 18.200 pesetas.

Se establecen también dos situaciones especiales por los llamados «saltos de escala», que afectan a ingresos situados entre 501.000 y 528.000 pesetas, y, asimismo, a los que van de 750.000 a 799.000 pesetas. También hay subvenciones especiales para familias numerosas con ingresos superiores a medio millón, que perciben de 30. 100 a 40.000 pesetas anuales, lo cual supone un incremento de unas 6.000 pesetas sobre el año pasado. En el pasado ejercicio, el coste global de las subvenciones fue de novecientos millones.

Estos acuerdos se han alcanzado tras unas negociaciones con las centrales sindicales. Durante ellas, la misma Diputación planteó sustituir la subvención por una normativa especial, que supondría aplicar unas tablas especiales para los tramos de ingresos citados, con cuya aplicación el impuesto de estos contribuyentes quedaría saldado sólo con las retenciones, sin declaración anual para liquidar el impuesto. Esta fórmula no ha sido posible, al negarse el Ministerio de Hacienda a autorizar una normativa autónoma para el IPR.F. Incluso, el Estado indicó que se negaría a renegociar una disminución en el cupo del concierto, solicitada por la Diputación, si ésta alteraba la normativa. Parece que también se habló de presentar el caso al Tribunal Constitucional, caso de producirse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 1980

Más información

  • Con ingresos iguales o inferiores a 799.000 pesetas anuales