Declarado nulo el registro de la editorial Prometeo

La empresa, fundada por Blasco Ibáñez había iniciado una nueva etapa

La Audiencia Territorial de Valencia declaró nulo el registro de la editorial Prometeo por constar una anterior inscripción a nombre de los herederos del escritor y político valenciano Vicente Blasco Ibáñez.Ante el juzgado de primera instancia recurrieron tiempo atrás la hija, Libertad, y su nuera, Elena Morote, viuda de su hermano Mario, para impugnar la apropiación del nombre por parte de Vicente Blasco-Ibáñez, hijo de Sigfrido y Pilar Tortosa, que transformaron la editorial en sociedad anónima sin el consentimiento del otro sector de los herederos. En esta nueva etapa de la editorial Prometeo, iniciada hace dos años, se rompió el cerco familiar y entraron como accionistas relevantes personalidades del mundo político y cultural valenciano.

El recurso pasó a la audiencia, que ha estimado la demanda y declarado sentencia a favor de la primera inscripción de Prometeo como sociedad limitada, entidad fundada hacia los años veinte, cuya participación se repartía por partes iguales entre los tres hijos del escritor: Sigfrido, Libertad y Mario.

A raíz del litigio familiar, Libertad denunció el beneficio mercantil que una parte de los herederos estaban sacando del patrimonio común de la saga Blasco-Ibáñez. «Hasta ahora no hemos ejercitado ninguna acción judicial para no deteriorar más una situación familiar», afirmó entonces. « Sin embargo, nos parece evidente que la transformación en sociedad anónima no podrá hacerse nunca sin contar con la voluntad de los socios de la actualmente existente sociedad limitada. Nos parece que los promotores han actuado con notable ligereza.»

Prometeo fue fundada por Blasco en 1917 para difundir sus obras completas y editar libros de información histórica y cultural. El catálogo contaba también con relevantes títulos de Jack London, Las aventuras de Sherlock Holmes, de Conan Doyle, y la Historia de la Revolución francesa, de Jean Jaurés. Después de su muerte, en 1928, su fondo no experimentó variaciones y este lento ocaso se agudizó a raíz de la represión ideológica impuesta por el régimen de Franco, que incautó los fondos, así como el diario Pueblo y censuró un 80% de la producción literaria blasquista por su carácter anticlerical y republicano.

Cerrada la editorial definitivamente en 1951, no resurgió hasta 1967, con motivo del centenario del escritor, dirigida por su nieto, actual concejal del, Ayuntamiento de Valencia. Este auge se afianzó al crear los premios literarios Blasco Ibáñez, que alcanzaron gran eco en los países latinoamericanos

Sin embargo, la nueva etapa no se consolidó de hecho hasta la constitución, en 1978, de una sociedad anónima, en cuyo consejo de administración se encuentran Vicente Blasco, Pilar Tortosa y dirigentes políticos de ideología centrista y socialista (Manuel Brosera, Manuel del Hierro, etcétera).

La crisis económica que atraviesa la editorial ha hecho que el Ayuntamiento de Valencia financiara la última edición de sus premios.

En esta segunda etapa, Prometeo dio acogida a numerosos escritores valencianos, tanto de novela como de ensayo y poesía, con un criterio editorial bilingüe, a los que se ofreció como plataforma editorial para evitar su exilio cultural a Madrid y Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de marzo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50