Los autonomistas corsos ocupan quince alcaldías

La tensión, una vez más, reina en Córcega. A los atentados del jueves pasado han seguido otros durante el fin de semana. «Desde hoy (se refería a ayer, lunes) estamos asistiendo a una movilización sin precedentes, con ocupaciones de alcaldías, huelgas de hambre y mítines, que esperamos acabarán por abrirle los ojos al Gobierno centralista de París», declaró telefónicamente a EL PAIS Edmond Simeoni, líder de la Unión del Pueblo Corso (UPC), el movimiento autonomista que reivindica un referéndum para que la Isla de Belleza pueda determinarse respecto a su porvenir: autonomía, independencia o statu quo, es decir, que, en este último caso, continuaría siendo un departamento francés.Ayer, en toda la isla, quince alcaldías habían sido ocupadas por los corsos. En varias iglesias los autóctonos también iniciaron huelgas del hambre y, en otros puntos de la isla, se celebraron mítines contra el poder central.

Tras los atentados de la semana pasada contra edificios públicos de Bastia, reivindicados por el Frente de Liberación Nacional Corso (FLNC), el domingo último fueron disparados sesenta tiros contra la industria agrícola de un repatriado francés de Argelia.

Simultáneamente, en Francia, en Marsella concretamente, cerca de un centenar de personas ocuparon la iglesia reformada de la ciudad y, según declaraciones de un responsable autonomista, «la ocupación continuará hasta la liberación de los prisioneros políticos corsos».

La «movilización sin precedentes» evocada por el señor Simeoni se inscribe en primer lugar en la lucha de los corsos contra París, fundada en sus aspiraciones autonomistas. Pero de manera más inmediata, la tensión reinante es consecuencia de los dramáticos acontecimientos que, hace unas semanas, dieron como balance tres muertos y media docena de heridos en Ajaccio. Entonces 36 autonomistas fueron encarcelados en París y un colectivo formado por representantes de cuarenta organizaciones políticas, sindicales y socioprofesionales moviliza constantemente a la isla para conseguir la libertad de los presos (en total, actualmente, hay cien presos políticos corsos en Francia sobre un total de 200.000 habitantes, de los que sólo la mitad son autóctonos).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS