Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exigen que Urbis desmantele los barracones de Moratalaz

La asociación de vecinos de Moratalaz ha convocado, para las ocho de la tarde de hoy, una concentración vecinal, que se espera sea masiva, para exigir de las autoridades municipales que la promotora Urbis desmantele los barracones que construyó hace veinte años en la avenida de Moratalaz, a la altura del número 109.Dichos barracones, que ocupan una extensión de 21.000 metros cuadrados (similar a la de tres campos de fútbol), ocupan una zona catalogada como verde, y en su día los utilizó la promotora como almacenes para la construcción de miles de viviendas en el barrio.

La concentración, para la que no se ha solicitado autorización, se celebrará en el citado número 109 de la avenida de Moratalaz. Los veci nos exigen que los terrenos en que Urbis tiene instalados los barraco nes sean cedidos al Ayuntamiento, para que éste los destine ajardines y lugares de recreo, de los que prácticamente carece el barrio. Para ello, señala, el Ayuntamiento puede aplicar el artículo 77 de la ley Especial de Madrid. De esta forma, Urbis tendría que correr, además, con los gastos del desmantelamiento. Los vecinos exigen que los barracones desaparezcan antes del día 1 de marzo.

En el mismo acto se solicitará que Urbis ceda al Ayuntamiento los viales del barrio, el alumbrado, alcantarillado y las zonas verdes, al igual que finalice la administración por parte de la empresa promotora de las comunidades de viviendas del barrio.

Respecto a la cesión de las obras de infraestructura, los vecinos la consideran primordial, por el deficiente estado en que se encuentra actualmente. En cuanto a la independencia de la administración de las comunidades de viviendas, los vecinos la justican en que Urbis saca un fuerte provecho de la misma, toda vez que el dinero de las comunidades lo tiene depositado la promotora en sus cuentas corrientes y le rinde beneficios

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 1980