_
_
_
_

La cueva de los teleladrones

«Algunas de las ruedas de molino que se están haciendo comulgar al país son tan grandes que la tentación de romper la baraja de los formulismos y de ponerse a decir las verdades a la brava está más justificada que nunca.Sin embargo, esto resulta escasamente eficaz. Cualquier denuncia que se haga, sobre el tema que sea, si encuentra el boicot de silencio de la televisión queda convertido en mero divertimento para minorías. ( ... )

Sólo una cosa puede, pues, disculpar que en todo un Congreso de los Diputados se diga literalmente que un organismo público determinado es una cueva de ladrones: que lo sea y que no haya otra manera de ponerlo de relieve. El mal educado Guerra -algunas de sus expresiones de anteayer resultan imperdonables- hizo bien esta vez sacando la artillería y dejándose de eufemismos. No había más remedio. Si RTVE camufla su realidad y sus corrupciones utilizando los mismos mecanismos perversos que ayer empleó para prolongar la vida política de Franco, que hoy usa para asfixiar el referéndum andaluz como si no existiese, y que mañana puede poner al servicio -si no echamos remedio y control democrático- de que todos los catalanes llevemos una estrella amarilla en el pecho, si es eso lo que le conviene a UCD, hay que dar la alarma como sea. ( ... )»

15 de febrero

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_