_
_
_
_

Los ocupantes de pisos de General Fanjul serán desalojados por vía judicial

Las 55 familias que hace más de dos meses ocuparon otras tantas viviendas en el número 27, de la calle General Fanjul tendrán que desalojarlas para que puedan ser entregadas a sus legítimos adjudicatarios, según comunicó ayer a la comisión permanente municipal el concejal responsable de Urbanismo, Eduardo Mangada.

Tal decisión ha sido ratificada por el consejo de administración de Visomsa, sociedad propietaria de las viviendas. Eduardo Mangada añadió que, para conseguir que todos los desalojos puedan. efectuarse rápidamente, Visomsa seguirá los trámites legales necesario. Es decir, denunciará a los ocupantes para conseguir el desalojo judicial. Asimismo, el señor Mangada dijo que Visomsa mantiene la oferta de ochenta viviendas para que sean adjudicadas por la Gerencia Municipal de Urbanismo.Respecto a los legítimos adjudicatarios a los que se refirió el señor Mangada, parece que no serán todas las familias que actualmente siguen ocupando las viviendas, sino que sólo una parte de ellas se quedará en los pisos.

Las viviendas sociales de la calle General Moscardó, también han sido dadas por terminadas y 34 de ellas han sido ya adjudicadas. De esta cifra, veinte serán para las familias que hasta ahora habitaban en los sótanos de la calle; las restantes serán entregadas a familias que por expropiaciones están, en estos momentos, sin casa y a otras que han sido desalojadas por ruinas producidas en los distritos de Arganzuela, Centro y Villaverde.

El resto de la sesión de la comisión permanente, en la que se trataron sesenta asuntos, se destinó a aprobar pequeñas obras y adjudicaciones de las mismas. Tres puntos del orden del día merecieron el voto en contra de los concejales de Unión de Centro Democrático. Los tres eran relativos a la pavimentación de una serie de calles. Los concejales centristas votaron en contra por considrar que no se está cumpliendo la ordenanza municipal de calas, por la qué antes de iniciar obras de pavimentación hay que avisar a las compañías de gas y electricidad para que ellas realicen las obras que crean oportunas. Una breve discusión en torno al cumplimiento o no de esta ordenanza concluyó con una votación en la que UCD perdió.

En la misma sesión se aprobó la colocación de una placa conmemorativa de los miembros de las Brigadas Internacionales en el cementerio de Fuencarral, por un importe de 295.555 pesetas. José Luis Alvarez (UCD) intervino para decir que estaba de acuerdo con la colocación de la placa, siempre que ésta sirva de recuerdo de un hecho histórico. «No como una manifestación de partido, sino en recuerdo de unas personas que vinieron aquí y murieron en una guerra, independientemente de las ideologías.» Ramón Tamames (PCE) le tranquilizó respondiendo que precisamente ése era el espíritu del tema y que nadie estaba interesado en colocar placas para una ideología determinada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_