Definitivamente, Tarradellas no se presenta a las elecciones

Josep Tarradellas no dimitió ayer de su cargo de presidente de la Diputación, con lo cual resulta jurídicamente imposible su presentación a la reelección como presidente de la Generalidad. Superada plenamente esta incógnita, toda la atención se centra en los pactos poselectorales, ya que existe la convicción que básicamente las elecciones reproducirán los resultados de anteriores consultas. Dentro de este capítulo poselectoral se sitúa la fuerte posibilidad de que los candidatos oficiales a la presidencia de la Generalidad de los diversos partidos deban ser cambiados por otros, en base precisamente,a este juego pciselectoral. En este sentido destarán las posibilidades del número dos de la lista socialista, el senador Josep Andréu Abelló.En el pleno ordinario de la Diputación de Barcelona celebrado ayer, Tarradellas anunció con toda solemnidad que no dimitía. En las caras de muchos diputados provinciales apareció una expresión automática de alivio. Pese a las repetidas declaraciones de Tarradellas, en el sentido que deseaba retirarse, amplios sectores no estaban plenamente convencidos de que ello sería efectivamente así. Ahora, en cambio, la retirada de Tarradellas en la carrera hacia la presidencia es ya un hecho, amparado por la ley, por incompatibles la presidencia de la Diputación y la concurrencia a las elecciones autonómicas.

Una aparición efectiva de Tarradellas en la campaña electoral hubiese representado un elemento modificador de primer orden. Sin ésta, todos los observadores y todas las encuestas apuntan decididamente hacia una repetición más de lo que desde el 15 de junio de 1977 hasta el 3 de abril de 1978 se ha ido configurando como una tipología electoral muy estable.

En ese marco, lo decisivo serán los pactos poselectorales. En particular, los que establezca el PSC-PSOE, que con una previsión de voto del 29% (el mismo del día 1 de marzo) continuará siendo, en el plano electoral, la primera fuerza catalana. Pero es este partido el que ofrece una política de alianzas más ambigua y confusa, así como una gran tensión interna, ahora calmada en lo que respecta a su difusión exterior.

La conferencia socialista que elaboró recientemente el programa de este partido con relación a la Generalidad concluyó de forma clara y tajante que excluía un pacto con Jordi Pujol, u otras fuerzas de centro que fuese elaborado al margen de los comunistas. Pero este frentepopulismo ambiguo es rechazado de plano por los sectores dominantes de la dirección del PSC-PSOE, al tiempo que contrasta también con la política general del PSOE.

De forma abierta, las grandes figuras del PSC-PSOE achacan éstas y otras contradicciones a la debilidad personal de Joan Reventós, quien según las fuentes eterniza todos los temas, que llegan a resolverse por sí solos o a permanecer en estado de conflictividad larvada. Como alternativa a un frentepopulismo de origen sentimental -puesto que tampoco puede hablarse de fuertes alas izquierdistas- aparece la figura del número dos de la lista socialista, el senador Josep Andréu Abelló.

Andréti Abelló ha merecido recientes elogios públicos por parte de sectores de la derecha sociológica. Su postura personal coincide muy claramente con la línea seguida por Felipe González a nivel estatal, mientras que, por otro lado, posee una clara imagen de catalanidad, superior a la de Reventós.

Tanto fuentes de la ejecutiva del PSC-PSOE, como del partido de Pujol, expresaron formalmente a este diario que la figura de Andréti Abelló puede jugar un papel de primer orden en las combinaciones poselectorales. En el mismo sentido, una fuente de UCD refiriéndose a estas mismas combinaciones manifestó que «para nosotros Reventós tiene como principales inconvenientes el ser el primer secretario del PSC-PSOE y su debilidad frente a los comunistas. Andréu Abelló carece de estos aspectos negativos.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de enero de 1980.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50