Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martín Berrocal, nuevo "hombre fuerte" de Las Ventas

Es consejero delegado de Taurina Hispalense, que pasa a ser empresa de la plaza

«No es que vaya a ser; es que soy ya, desde el viernes por la noche, consejero-delegado de Taurina Hispalense, SA, que es la nueva empresa de Las Ventas.» Así manifestaba anoche a EL PAÍS José Luis Martín Berrocal, el polifacético hombre de negocios, promotor de boxeo, aspirante a la presidencia del Atlético de Madird, y que tenía el sueño de ser empresario de la primera plaza del mundo desde que ésta salió a subasta el invierno de 1978, la cual no ganó «por los pelos».

Le ganó la partida Diodoro Canorea. en una jugada maestra. pero ahora se han vuelto las tornas y es Canorea el que pierde el puesto ante Martín Berrocal. Aquello de «donde las dan las toman» vuelve a ser realidad. La eperación cambio se cerró, como decíamos, el viernes por la noche, y nos la resume así el nuevo hombre fuerte de Las Ventas: «Tuve una reunión con Taurina Hispalense y accedí a entrar en la sociedad, siempre que se cumpliera una serie de condiciones. La más importante de todas, ser nombrado consejero delegado, con plenos poderes, que se me dieron.»Esto supone, en cierta forma, la defenestración de Canorea, que hasta ahora era el consejero delegado de Taurina Hispalense y empresario de Las Ventas; condiciones éstas que ha perdido, pues la Diputación aceptó ayer, en principio, el cambio de titularidad del contrato de arrendamiento de la plaza, que pasa a Taurina Hispalense. Sin embargo, Canorea posee acciones en la sociedad y además es, legalmente, el responsable directo ante la Diputación del cumplimiento de cuantas condiciones se estipulan en el contrato. Su nuevo puesto es el de gerente, a las órdenes del consejero delegado.

Martín Berrocal nos decía que en lo que concierne a la responsabilidad frente a la Diputación no hay ningún problema, pues la sociedad va a cumplir puntualmente lo pactado. y en cuanto a la nueva misión de Canorea manifestó: «Es, por supuesto, un hombre muy utilizable. que conoce bien el negocio taurino, y en determinados aspectos puede cumplir un importante papel, de manera que forma parte de mi equipo de socios colaboradores, cuya composición fue decidida también en la reunión del pasado viernes. »

El nuevo consejero delegado empezó a actuar como tal ayer mismo y su primera decisión fue adquirir un local en la calle de La Victoria, para despacho de billetes. A continuación, empezó a estudiar la estructura general de la presente temporada. que proyecta totalmente distinta a cuantas se han hecho hasta ahora. «Ha terminado una etapa y empieza otra». nos decía. «Voy a dar un vuelco total al negocio taurino. Entienda bien lo que le digo: no haremos disparates económicos ni nos afectarán para nada los compromisos, sencillamente. porque no los tenemos. Yo no apodero toreros y, por tanto, no tengo que someterme a ningún tipo de imposiciones ni de intercambios. Por principio -esto va se lo dije cuando me entrevisto con motivo de la subasta de Las Ventas- ningún toro de mis ganaderías se lidiará en Madrid mientras yo sea empresario de esta plaza. Con las manos libres, con ideas y con la ilusión de triunfar, se pueden hacer muchas cosas y las haré.»

Siempre había manifestado Martín Berrocal que la plaza d Las Ventas ha sido infrautilizada durante muchos años y proyecta darle el mayor contenido: «La cifra del canon de arrendamiento es fabulosa y sólo se puede amortizar repartiéndola en la organización de numerosos espectáculos. Así, Las Ventas será escenario de múltiples manifestaciones artísticas y deportivas, que completarán a los festejos taurinos. Y por lo que a éstos se refiere, aumentarán. co mo piden los aficionados, y ademá se montarán carteles con garra, que gusten al público y le muevan a acudir a la plaza.»

Seguramente habrá también cambios en el equipo de gestión, si bien pudieran no ser totales. «Aquí pasa como en los ministerios» aclara Martín Berrocal, «donde si cambia el ministro cambian los directores generales y de ahí par abajo. Así que pasará lo mismo: Yo necesito, para llevar debidamente Las Ventas, un equipo de valía y de mi confianza. Aún no puedo dar los nuevos nombres, pues no están decididos, pero se conocerán muy en breve.»

A las doce del mediodía de ayer terminaba el plazo dado por la Diputación para que Diodoro Canorea, hasta entonces empresario titular de Las Ventas, presentara el aval bancario por los 162 millones de pesetas del canon de arrencamiento del coso. Un minuto antes de las doce entraba Canorea. acompañado de un socio de Taurina Hispalense y abogados. en el despacho de Luis Larroque, vicepresidente de la Diputación, y le hacía entrega de los documentos.

El aval es del Banco de Valladolid, y está a nombre de Taurina Hispalense. Esto podría ser una irregularidad, pues el único arrendatario que podía valer para la Diputación era el propio Canorea, pero existe en la Diputación un escrito anterior en el que éste pide el cambio de titularidad del contrato a Taurina Hispalense, el cual fue aceptado en su día por la Corporación. pero condicionado d que se presentara el correspondiente aval bancario. Falta ahora un trámite, y es que la comisión de gobierno o el pleno de la Diputación estudien y decidan el cambio de titularidad, mas, al parecer, no hay ningún problema al respecto. En la entrevista de ayer con Larroque, Canorea ratificó formalmente su petición de que el cambio de titularidad sea hecho.

El aval, tanto o quizá más que las cuantiosas pérdidas que ha supuesto a Taurina Hispalense la anterior temporada taurina, ha podido ser lo que ha dado entrada a Martín Berrocal, en la sociedad, con los máximos poderes. Canorea y sus consocios. según se comentaba en los medios taurinos, no encontraban avalista. Berrocal, que dispone al parecer de un gran potencial económico, es quien ha producido lo que los taurinos llamaban milagro: que un banco -el de Valladolid, en este caso- respaldara la fabulosa cantidad de 162 millones de pesetas. Al propio tiempo ha hecho una importante aportación económica a la sociedad, en la que algunos de sus miembros habían decidido retirar sus participaciones. En realidad, según el propio Berrocal nos ha dicho, no es accionista mayoritario, pero, al ser vital para la Taurina Hispalense su entrada como socio, ha podido imponer sus condiciones y hacerse con todos los poderes. El empresario, de hecho, de Las Ventas, es José Luis Martín Berrocal. Habrá polémica, pues este hombre es de por sí muy polémico, y además entre los taurinos los comentarios que produce la noticia son para todos los gustos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 1980