Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAÍS VASCO

Herri Batasuna a su participación electoral a la concesión de la amnistía

Condicionar la ocupación de los escaños que les pudieran corresponder tras las elecciones al Parlamento vasco a la amnistía y a la legalización de los partidos independentistas vascos podría ser una de las decisiones a adoptar por las asambleas provinciales de Vizcaya, Alava, Guipúzcoa y Navarra de Herri Batasuna, que se reúnen el domingo para estudiar la participación o no en la máxima institución autónoma, y en el primer caso, las condiciones en que ésta debe producirse.

La no participación en el Parlamento o la participación únicamente en temas muy concretos en los que los parlamentarios tendrían que observar una seria disciplina coherente con el programa de ruptura democrática de Herri Batasuna, serán también otras opciones a debatir en las citadas asambleas. El resultado de las mismas será ratificado por la mesa nacional máximo órgano decisorio de la coalición, que recientemente acaba de ser reestructurado.Desde su creación, en abril de 1978, Herri Batasuna estaba integrada por los partidos ESB, ANV, HASI y LAIA y la junta de apoyo, donde convergían una serie de personalidades independientes (Monzón, Letamendía, Castells, Periko Solabarría, Iríbar y otros). Las decisiones se tomaban por unanimidad. Desde hace varios meses, los diferentes sectores de la coalición han debatido en el se no de la misma la reestructuración de la mesa nacional en un afán de actualizarla, de dar una mayor presencia en la misma a la cada vez más numerosa representación de sectores independientes y populares en las asambleas locales y provinciales y, en definitiva, de ajustar esa representatividad en la toma de decisiones, que se creía debía también agilizarse.

La reestructuración citada, propuesta por ANV, apoyada por HASI y la junta de apoyo, fijaba en 31 el número de miembros de la nueva mesa nacional: quince independientes en representación de las asambleas populares locales y provinciales (que constituirían la junta de apoyo) y dieciséis en representación de los partidos.

Este criterio de reestructuración, con el que disentían totalmente ESB y LAIA, fue aprobado en las asambleas locales y regionales de Herri Batasuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1980