Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis en Asia central

La URSS advierte a Pakistán por su ayuda a los rebeldes afganos

AGENCIAS MoscúLa Unión Soviética dirigió ayer. una clara advertencia al Gobierno de Pakistán afirmando que podría verse «arrastrado a una peligrosa situación» por sus «agresivas acciones imperialistas contra Afganistán», y haciéndole cómplice de norteamericanos, chinos y alemanes occidentales, en la ayuda a los rebeldes afganos.

El órgano del PCUS, Pravda, por segundo día consecutivo, hizo ayer mención de la situación en Afganistán. El pasado domingo, en su sección internacional, el mencionado diario hacía referencia al, acuerdo chino-norteamericano y daba la cifra de 65.000 millones de dólares en concepto de ayuda militar de EEUU a China.

Las acusaciones de Pravda siguen a otras del domingo último, difundidas por la agencia Tass, que en un despacho autorizado, es decir, con el visto bueno de las más altas autoridades del Krenilin, criticaba las medidas de represalia de Jimmy Carter, a quien acusaba de «ser partidario de la guerra fría».

Tass aseguró además que «Estados Unidos hace mal en subestimar el papel soviético» y añadió, sin lugar a dudás, que Moscú «está en condiciones de defender sus intereses y los de sus aliados».

En su contraataque propagandístico, la agencia quiso tomar la iniciativa acusando a Washington «de inmiscuirse en los asuntosafganos» y calificó las medidas anunciadas por Carter de «contrarías a la paz».

Sin embargo, algunas de estas medidas, concretamente aquellas referidas a la venta de moderno material técnico para las explotaciones petrolíjeras de Siberia, dañarán de manera especial la economía y planes soviéticos, por lo que Pravda, en su artículo del pasado domingo, trata de dejar una puerta abierta al diálogo, al asegurar que «confía que el buen criterio predomine en la Administración norteamericana, para que ésta continúe con la política de distensión».

Pero de todas formas, los dirigentes soviéticos han caído en la tentación de tratar de desviar la atención de su invasión de Afganistán sobre otros terrenos diplomáticos. Por ello han criticado a Carter el haber olvidado en su discurso del pasado día 4 hacer mención a la situación europea, la instalación de los «euromisiles», con lo que, sin duda, las autoridades de Moscú pretenden, según medios diplomáticos de la capital rusa, lanzar nuevas llamadas a al gunos países occidentales contrarios a esa instalación, para que recaben toda su influencia en aras de preservar la política de distensión e intercambios económicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1980

Más información

  • Moscú califica las medidas de Carter de contrarias a la paz