Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro Otero, derrotado en Lugo por Antonio Rosón

El ministro de Educación, José Manuel Otero, ha perdido la batalla para poder controlar la UCD en la provincia de Lugo, por la que es diputado, al salir ampliamente derrotada la lista que él respaldaba en la elección del comité ejecutivo provincial ante las presentadas por el grupo de Antonio Rosón Pérez, ex presidente de la Junta de Galicia y presidente de la Asamblea de Parlamentarios Gallegos.

Las divergencias existentes en los ucedistas lucenses entre los sectores de Otero Novas y Rosón se fueron acentuando a medida que se aproximaba la asamblea provincial. La tensión llegó al extremo de que mientras por la ciudad circuló un escrito contra Antonio Rosón -en el que se recordaba su pasado franquista-, los partidarios del ministro de Educación enviaban una carta a los delegados de la provincia en la que, entre otras cosas, decían que «queremos luchar de verdad contra el caciquismo». El mismo Otero Novas intervino en esta disputa cuando en una emisora local criticó duramente a los «caciques perpetuos», de los que no dudó en asegurar que no les importaba cambiar de camisa con tal de permanecer en el poder.

Las dos candidaturas promovidas por Rosón Pérez, la primera encabezada por él mismo, obtuvieron 273 y 209 votos, respectivamente, frente a la que encabezaba el alcalde de la ciudad, Novo Freire, que obtuvo 157. De acuerdo con los resultados, Antonio Rosón será el presidente del comité ejecutivo provincial, que estará formado por otros veintiún miembros de su mismo grupo.

Tras la asamblea provincial, que se prolongó más de seis horas, el alcalde de Lugo, Novo Freire, hubo de ser asistido de un desvanecimiento.

Viana y Sancho Rof, elegidos sin problemas

Entre las elecciones de los comités ejecutivos provinciales de UCD destaca la de Jesús María Viana como presidente del partido gubernamental en Alava, y el actual ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Jesús Sancho Rof, como presidente del comité ejecutivo de UCD en Pontevedra. Ni uno ni otro contaron con oposición para resultar elegidos. El señor Sancho Rof, cuya candidatura fue la única presentada, manifestó que UCD «no recorta el Estatuto gallego, sino que sigue los pasos previstos». Aludió a las diferencias de criterio en el partido «como fruto de la democracia interna y no como lucha ideológica».En Ceuta, donde resultó elegido presidente el diputado Francisco Olivencia, el secretario de organización de UCD, Manuel Núñez, reconoció la existencia de luchas internas dentro del partido, como muestra de su vitalidad. Negó que el presidente de UCD, Adolfo Suárez, haya de subirse al caballo de ningún Gobierno de salvación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 1979

Más información

  • Elecciones de los comités provinciales de UCD