Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAÍS VALENCIANO

El PSOE solicitará explicaciones al Gobierno por la actuación de las FOP en la "Diada"

Los parlamentarios socialistas interpelarán al Gobierno para que informe sobre los incidentes ocurridos en la conmemoración del 9 de octubre. La interpelación se fundamenta en una versión de los hechos que subraya «la inicial pasividad de la fuerza pública» cuando fueron agredidas las autoridades a la salida del Ayuntamiento, cuestiona su protección posterior, «de todo punto insuficiente, dado que no terminaron las agresiones verbales y físicas», y concluye señalando la falta de medidas empleadas por las autoridades competentes para juzgar «la espiral de violencia, de imprevisibles consecuencias».

Los parlamentarios solicitan del Gobierno la adopción de medidas eficaces para garantizar el orden público y el normal funcionamiento de las instituciones democráticas en el País Valenciano, que terminen con «la escandalosa impunidad de todos aquellos que sistemáticamente, y cada vez de forma más violenta, alteran el orden público envalentonados por la pasividad», y piden el cese inmediato del gobernador civil de la provincia «ante su constante negligencia, grave inhibición y pasividad delante de hechos que vienen repitiéndose desde hace tiempo en distintos puntos de Valencia».Esta interpelación se produce después de la entrevista de los diputados comunistas celebrada el pasado miércoles en el Congreso con el ministro del Interior, Antonio Ibáñez Freire, quien anunció que en lo sucesivo consultaría con los parlamentarios las precauciones a adoptar cuando se celebren actos de carácter autonomista donde pudieran surgir incidentes.

Los contactos y consultas entre los dirigentes de las tres fuerzas parlamentarias se sucedieron a lo largo de ayer en las Cortes, de cara a obtener en los próximos días un pacto de pacificación tras la negociación de posiciones encontradas que se mantienen sobre aspectos del proceso autonómico, disenso que podría poner en peligro el futuro apoyo popular al Estatuto de Autonomía.

Esta negociación no ha pasado por ahora de gestos de buena voluntad y conversaciones de intenciones, hecho que los observadores políticos atribuyen a la falta de un acuerdo claro en este sentido por parte de los máximos órganos rectores del Partido Socialista- del País Valenciano-PSOE y de UCD valenciana. El comité provincial de UCD-Valencia celebrará el sábado una reunión donde analizará los incidentes del día 9 y posteriormente se reunirá el comité regional, que preside el Vicepresidente del Gobierno Fernando Abril, en Castellón el lunes por la tarde.

En el marco de esta antesala de las negociaciones se sitúan las declaraciones de un portavoz de UCD realizadas a EL PAÍS sobre la necesidad de entrar en una negociación seria. «Queremos serenar y solucionar los problemas», manifestó, «pero queremos garantías de que se va a negociar para llegar a un acuerdo y no por el simple hecho de decir que estamos negociando». El citado portavoz agregó que, para alcanzar estos resultados antes debían ponerse de acuerdo las diversas facciones socialistas, que en su opinión no habían quedado unificadas tras el congreso federal.

La quema casual de la bandera nacional ha sido objeto de una nota oficial emitida por la capitanía general de la tercera región militar, en la que se afirma que «la unidad del Ejército tenía orden concreta de retirarse en caso de que no ondease la bandera nacional en lugar preferente» y asimismo, especifica, «se apreció claramente el incendio de la bandera del Consejo, la cual, al flamear, prendió por contacto fortuitamente la nacional». La nota dice, asimismo, que a continuación se preguntó al Ayuntamiento si se repondría la enseña nacional, a lo que se respondió negativamente, por haber ardido los accesorios del mástil, razón por la que se retiró desfilando entre aplausos la unidad. Concluye advirtiendo que «si la bandera nacional hubiese sufrido algún agravio, en vez de haberse quemado de forma fortuita, como de hecho ocurrió, el piquete de escolta hubiese reaccionado en cumplimiento de órdenes recibidas de forma muy distinta».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de octubre de 1979