Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pequeño "harrisburg" en otra central nuclear de EEUU

Seis meses después del accidente de Harrisburg, la opinión pública norteamericana se ha visto sacudida por un segundo accidente nuclear, esta vez en el estado de Virginia, a cien kilómetros de Washington, donde la planta atómica de North Anna sufrió el martes por la noche un escape radiactivo, que se mantuvo oculto por la Junta de Energía estadounidense, alegando su escasa peligrosidad.Un fallo en la conexión entre una válvula aislante y una apertura de ventilación, unido al error de un técnico, que no reajustó correctamente el nivel de agua en el sistema refrigerador, provocando la inundación de un tanque, causaron una fuga de gases radiactivos a la atmósfera. Cinco empleados de la central recibieron dosis atómicas de entre cinco y siete milirems, consideradas innocuas. Las autoridades han confirmado que no existe peligro para los habitantes de North Anna, a unos cien kilómetros de Washington.

A pesar de que los informes iniciales señalan que el accidente de Virginia no tiene nada que ver con el de la isla de las Tres Millas, el más grave en la historia de la energía atómica, la sensibilización de los norteamericanos ante el tema nuclear amenaza con convertir este segundo fallo en un gran escándalo nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de septiembre de 1979

Más información

  • Se mantuvo oculto casi dos días