Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcos anuncia la prórroga de la ley marcial en Filipinas

El presidente de Filipinas, Fernando Marcos, declaró ayer, al cumplirse el séptimo aniversario de la promulgación de la ley marcial, que ésta permanecerá en vigor mientras el pueblo le requiera que permanezca en el poder.«En tanto que vosotros sigáis ordenándome continuar como jefe de esta República, yo realizaré esa labor de acuerdo con el deseo y el espíritu de vuestro mandato», previniendo a su audiencia de injerencias de potencias extranjeras.

La víspera, la policía intervino ante unos seiscientos estudiantes, trabajadores y sacerdotes que se manifestaban contra Marcos, a quien se le calificaba de «pelele». Trece personas fueron detenidas.

En una conversación privada en su residencia, Fernando Marcos declaró que no accederá a las presiones de Estados Unidos, potencia colonizadora de Filipinas durante medio siglo, para que ponga en libertad a su principal oponente político, el ex senador Benigno Anquino.

Anquino fue arrestado a raíz de la promulgación de la ley marcial y condenado a muerte bajo las acusaciones de «asesinato y subversión».

El 21 de septiembre de 1972, el Gobierno filipino decretó la ley marcial en todo el país, tras una serie de desórdenes generalizados, de manera especial los protagonizados por las minorías musulmanas.

Grupos de intelectuales filipinos, se han opuesto sistemáticamente a la permanencia de la ley marcial en Filipinas y, según informes fidedignos, las víctimas políticas ascenderían a 5.000 en todo el país. Se ha comprobado el uso de la tortura con algunos de estos presos políticos. Asimismo, en 1977 se publicó que otras seiscientas personas permanecían encarceladas con el único cargo de sospechosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979

Más información

  • En el séptimo aniversario de su promulgación